Asufin afirma que la nueva plusvalía “no puede aprobarse vía decreto-ley”

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Asufin afirma que la nueva plusvalía “no puede aprobarse vía decreto-ley” y que, por ello, “nace mal”, a propósito de la decisión del Consejo de Ministros de sacar adelante una nueva configuración de este impuesto bajo esta figura legal.

A través de un comunicado, la asociación señala que la jurisprudencia del Tribunal Constitucional establece que los tributos “no se pueden aprobar por decreto-ley y lo que el Gobierno está regulando es la esencia del impuesto, la parte que corresponde a su cálculo”.

Así, señala que se podría asistir a la presentación de un recurso de inconstitucionalidad.

Desde la asociación también se denuncia que el Constitucional “impida” la retroactividad en las reclamaciones de la plusvalía pagada en los últimos cuatro años.

“Es inadmisible que se hurte al contribuyente de su legítimo derecho a presentar una autoliquidación rectificativa, la famosa complementaria, para subsanar errores”, sostiene la presidenta de la asociación, Patricia Suárez.

Asufin asegura que “va a seguir” reclamando estas plusvalías pagadas hace cuatro años y reitera la “injusticia” que ha supuesto mantenerla durante cuatro años “hasta que el TC ha tenido que intervenir y declarar la nulidad de un método de cálculo que ha afectado a todo tipo de operaciones, también las minusvalías, tan habituales por la crisis del ladrillo de la década anterior”.

Además, la asociación alerta de que en el “impasse legal” entre la fecha de la sentencia del Constitucional, el 26 de octubre, y la publicación en el BOE del decreto-ley, que podría realizarse mañana, “algunos ayuntamientos podrían estar cobrando sin cobertura legal la plusvalía, lo que supone un desacato”.

“Si ya peleamos la plusvalía por la sentencia de 2017, y por la de 2019, vamos a seguir peleando por la de 2021”, ha advertido Suárez.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.