CCOO avisa de que el modelo laboral de la banca es insostenible y pide más medios y salarios

Advierte del riesgo de que la Autoridad de Protección del Cliente Financiero genere sanciones a los empleados

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

CCOO ha alertado de que el modelo de la banca española es “laboralmente insostenible”, en un escenario en el que entre 2008 y 2020 las plantillas se han reducido en un 38%, el doble que la media europea, mientras que el número de habitantes a atender por cada trabajador del sector se ha disparado más de un 65% en dicho periodo, por lo que ha reclamado a las entidades que dispongan de más medios y ha pedido a las patronales que empiecen a discutir un posible incremento salarial, ante el cambio de escenario.

Así lo pone de manifiesto CCOO Servicios en su informe ‘Imprescindibles. En defensa del empleo y la profesionalidad del principal activo del sector financiero español’, presentado este martes.

El documento recoge que entre 2008 y 2020 el sector bancario español ha desarrollado procesos de concentración y reestructuración que han derivado en que las plantillas hayan pasado de estar integradas por 276.497 personas a poco más de 160.000 (-38%, frente al 19,6% de la eurozona) y que la red de oficinas haya disminuido desde 46.065 a 22.392 sucursales (-51%, frente al 38% de la eurozona), en un periodo en el que la población a atender ha crecido en más de un millón de personas.

Si bien 2008 se han perdido más de 100.000 puestos de trabajo netos en el sector y se ha cerrado 23.673 oficinas, CCOO cifra las salidas reales por encima de las 140.000, al observar “ciertas tasas de reposición”, con unas 1.300 entradas de nuevo personal en el mismo periodo y el anuncio de nuevas contrataciones.

Como consecuencia, España ha pasado de tener 10 oficinas y 59,8 empleados por cada 10.000 habitantes en 2008 a 4,7 oficinas y 36,2 empleados por cada 10.000 habitantes en 2020, lo que representa una caída del 52% en el número de oficinas por habitante y del 39,4% del grado de bancarización.

Esto ha provocado que la carga de atención (habitantes a atender por cada empleado de banca) haya pasado de 167,2 habitantes en 2008 a 276,1 en 2020, lo que representa un incremento del 65,1%. Es un dato que se encuentra muy por encima de los 186,5 de la eurozona, solo por detrás de Grecia (329,9 habitantes), Letonia (307), Eslovaquia (293,7) y Finlandia (279,7).

La secretaria general de Políticas Sindicales del Sector Financiero en Servicios CCOO, Nuria Lobo, ha avisado de que esta sobrecarga de trabajo está teniendo consecuencias sobre la salud de los empleados, que están “al límite de estrés, quemadas y desmotivadas”. “Este modelo de negocio va siendo insostenible”, ha denunciado.

Para CCOO resulta “sangrante” que, en este contexto, los sueldos de los presidentes y consejeros delegados de los principales bancos españoles hayan crecido un 37,77% entre 2018 y 2021, en un periodo en el que los beneficios han crecido un 34,17%.

De su lado, el secretario general de Servicios CCOO, José María Martínez, ha lamentado que España ha reducido su ratio de potencial de otorgamiento de crédito en un momento en el que “es estratégico que fluya el crédito”, tanto por la asignación de recursos que se deberán gestionar con los fondos Next Generation EU como por el previsible endurecimiento de la política monetaria a causa de la inflación.

“Puede haber cuellos de botella para la financiación del sector privado en un momento en el que se va a necesitar que haya inversiones que transformen nuestro modelo productivo hacia la digitalización y la sostenibilidad”, ha advertido.

EL RIESGO DE LA AUTORIDAD DE PROTECCIÓN DEL CLIENTE FINANCIERO

El secretario general de CCOO Servicios ha asegurado que el problema de la exclusión financiera, aunque se produce sobre todo en las zonas rurales, “empieza a sentirse también en las ciudades, donde se segmenta muy duramente a los clientes por renta” y se deriva a canales de muy bajo coste y atención menos especializada “fundamentalmente a familias o empresas con menos renta disponible”.

En cuanto al protocolo de atención al cliente que han puesto en marcha recientemente las entidades, ha criticado que quedará solo como un “lavado de cara” si no se dota de recursos en forma de plantilla. “Ni se han rebajado los objetivos, ni se han rebajado los criterios de atención personalizada a la clientela segmentada por rentas y, en definitiva, se ha trasladado más presión a las plantillas con menos medios”, ha reprochado.

Además, Martínez ha advertido de que esto puede acentuarse con la puesta en marcha de la Autoridad de Protección del Cliente Financiero anunciada por el Gobierno, pues ve riesgo de que las políticas orientadas a una mayor atención a las reclamaciones de clientes lleve a criterios de medición de la calidad que paguen las plantillas en sus retribuciones ligadas a productividad y objetivos y repercutan en sanciones sobre el trabajador. “Al final la sancionada no será la empresa, sino el profesional que, debido a las políticas comerciales que le inducen a hacer, terminará pagando el pato de esa mala gestión que, en general, tiene mucho que ver con la falta de medios”, ha asegurado.

Por otro lado, el informe de CCOO ha denunciado que, pese a que la mayoría de los empleados de banca (51%) son mujeres, estas solo representan el 20% en los equipos de alta dirección de las grandes entidades financieras y la brecha salarial se cuantifica en un 30% (11.730,19 euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística de 2019).

PIDE MÁS MEDIOS Y DISCUTIR UNA MEJORA SALARIAL

En este escenario, el secretario general de Servicios CCOO ha recalcado que, aunque los convenios sectoriales están cerrados, la negociación colectiva es continua y permite abordar temas nuevos durante la vigencia de los mismos.

En este sentido, ha pedido abordar los problemas relacionados con los riesgos laborales, con nuevas herramientas que permitan proteger a las personas, e incentivar el desarrollo de la protección deontológica del profesional de banca en un momento en el que la presión comercial se está traduciendo en problemas con los clientes.

Asimismo, el secretario general de CCOO Servicios ha apuntado a la necesidad de desarrollar los nuevos planes de igualdad y garantizar que las condiciones de formación continua garanticen la empleabilidad en un escenario de digitalización.

Finalmente, Martínez ha instado a las patronales del sector a “hablar de salarios”, en un escenario marcado por la inflación y la mejora en la previsión de resultados de los bancos, especialmente cuando los directivos del sector han visto crecer sus retribuciones un 37% en los últimos 5 años. Aunque los convenios sectoriales están cerrados, “la negociación colectiva es continua y permite abordar temas nuevos durante la vigencia de los mismos”, ha asegurado.

“Nosotros también reivindicamos que tendremos que volver a hablar de salarios aunque los convenios estén cerrados. Tenemos la herramienta, tenemos los observatorios tanto en el convenio de banca como en el de las antiguas cajas de ahorros y las comisiones mixtas interpretativas del sector de rurales”, ha recordado.

Martínez ha reconocido que, en momentos como los actuales, la pulsión de incrementos salariales puede materializarse en varios años, pero ha señalado que eso no impide que se empiece a tramitar ahora. “Lo que vamos a trasladar a las patronales y entidades financiera es que, como el entorno de negocio cambia y ellos se han aplicado unas subidas salariales muy importantes, nosotros queremos que discutamos esto y hay muchas fórmulas. Son momentos en los que hay que plantearse estas cuestiones y no se puede posponer a que el convenio acabe su vigencia a finales de 2023”, ha defendido.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.