Díaz apunta a “una cultura empresarial muy pesada” como parte del problema de la productividad en España

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha comentado este lunes que España tiene “un problema de productividad”, con un “diferencial negativo con Europa”, y ha responsabilizado de parte de ello a “una cultura empresarial muy pesada, muy lenta, basada en la presencialidad”.

Díaz ha cuestionado el funcionamiento de estas empresas y ha recordado que “la motivación y la no conexión” son claves para mejorar la productividad de los trabajadores.

“Desde el siglo XIX, este es el debate más complejo y se está dando en España de manera muy fácil. No va de jornadas de cuatro horas. El tiempo de trabajo es la materia más sensible en el mundo de las empresas, tiene que ser muy bien pensado”, ha dicho Díaz en la mesa “Derechos Laborales en el Metafuturo”, en evento Metafuturo, organizado por La Sexta.

- Publicidad-

La ministra de Trabajo ha lamentado esta “cultura de la precariedad” instalada en las empresas y ha señalado que está relacionada con “factores culturales” en España. No obstante, considera que estos comportamientos están cambiando y desde su Ministerio se sigue trabajando para “ensanchar el factor desconexión”.

Díaz también ha defendido el trabajo a distancia y en remoto, como nuevas formas de trabajo, con algunos derechos ya reconocidos, como el de la desconexión, recogido en el Artículo 20 bis del Estatuto de los Trabajadores.

“Ha de respetarse el derecho a la desconexión. El trabajador y el empresario han de pactar el número de horas en el que tiene que estar conectado o disponible. Tienen que pactarlo al detalle, de tal manera que la persona trabajadora pueda organizar su tiempo como mejor estime. Los derechos laborales llegan ahí también. Si hay un lugar en el que se puede controlar la conexión, es cuando se trabaja en remeto, más fácil que la presencialidad”, ha expuesto la ministra de Trabajo.

SOBERANÍA DIGITAL Y CONTROL DE DATOS

Díaz también ha hablado en este evento sobre la Ley Rider, “la más difícil” de negociar en el diálogo social porque se estaban discutiendo “datos y algoritmos, que son propiedad de alguien, de grandísimas multinacionales”.

La ministra ha destacado el papel de los agentes sociales en esa mesa de diálogo y, en particular, el de la patronal, que “entendía que era imprescindible regular el uso de formas algorítmicas o matemáticas” y defender “el derecho a la competencia” frente a multinacionales.

La Ley Rider ha servido como ejemplo a legislaciones en otros países y como base a la futura directiva europea al respecto, que se tratará el próximo mes en un consejo de ministros europeos, como ha avanzado Díaz.

Entre los logros de su Ministerio, también ha destacado la transparencia algorítmica, recogida en el artículo 64 del Estatuto de los Trabajadores, que ha sido, a su juicio, “una gran aportación al debate jurídico” de España y del mundo.

La ministra ha señalado que estos avances acercan la legislación a “la realidad del mundo laboral” de España, un “nuevo país digital” que también requiere un “nuevo contrato social” y de protección laboral.

“La economía digital es muy extensa y tenemos que abordarla con profundidad, sin ningún miedo. Es muy positivo el empleo de la tecnología y de los elementos digitales en nuestras vidas y en la economía”, ha manifestado.

La ministra ha invitado a los trabajadores a formarse para afrontar estos cambios y ha instado a la sociedad a iniciar “un debate sereno”, para “dotar derechos” a los ciudadanos ante nuevas realidades, como el metaverso.

Díaz se ha declarado una “fascinada del mundo digital y de los derechos digitales”, y ha defendido que debe abordarse este debate sin “ningún miedo”. La ministra de Trabajo se ha alejado del “desastre y el tecnopesimismo” de los sindicatos ante estas cuestiones y ha abogado por “tomar en serio” estas realidades como país.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.