El Banco de España señala que la rentabilidad de la banca supera “con holgura” el coste de capital

El organismo realizará un análisis del nuevo impuesto temporal a la banca una vez se apruebe en el Parlamento

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El Banco de España ha indicado que el sector bancario español ha mantenido, durante el segundo trimestre del año, los niveles de rentabilidad que alcanzó en 2021 y que marcaron la superación de los efectivos negativos de la crisis sanitaria, con una rentabilidad sobre capital del 10%, superando así “con holgura” el coste de capital medio, que se situó en el 7% para el primer semestre del año, según los cálculos realizados por el organismo y recogidos en el Informe de Estabilidad Financiera que ha publicado este viernes.

Se trata de una de las líneas de defensa que la banca ha esgrimido contra el impuesto temporal a la banca que quiere aprobar el Gobierno y que actualmente se encuentra en tramitación parlamentaria. En concreto, varios bancos han sostenido que la actual subida de tipos de interés que está efectuando en los últimos meses el Banco Central Europeo (BCE) ayudaría a recuperar parte de la rentabilidad que habrían perdido por los diez años de tipos de interés negativos.

- Publicidad-

Así, con los datos a cierre del segundo trimestre, el Banco de España sostiene que la recuperación de la rentabilidad ofrece “señales positivas” sobre la capacidad de generación de capital de la banca española, una evolución que se confirma con los resultados del tercer trimestre presentados por las entidades. “En paralelo, el nivel de capital de las entidades supera al observado antes de la pandemia y los niveles de morosidad han seguido reduciéndose”, explica el supervisor bancario.

A pesar de esta situación favorable del sector, el Banco de España alerta de que el entorno macroeconómico puede tener un “impacto significativo” sobre la cuenta de resultados de los bancos, incluyendo la subida de tipos.

En este punto, explica que si bien las subidas de los tipos de interés suponen un incremento de los ingresos, también conllevaría mayores costes de financiación y mayores dotaciones por deterioros en caso de que los hogares y empresas vean disminuida su capacidad de pago.

El supervisor también señala que el propio gravamen planteado puede impactar sobre la rentabilidad del sector bancario español, ya que disminuiría la cuenta de resultados y la capacidad de generación orgánica de capital en los dos años en los que esté en vigor la medida, es decir, entre 2023 y 2024. E igualmente, ha indicado que probablemente, el coste del capital también se incremente durante los próximos meses ante la subida de tipos de interés.

Respecto al dictamen que el Banco Central Europeo (BCE) realizó la semana pasada sobre el tributo, el director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución, Ángel Estrada, ha explicado que el banco central valoró la dificultad técnica que existe para medir la traslación del coste del impuesto a los clientes por la subida de tipos y la subida de costes de explotación que podría experimentar la banca en este contexto.

Además, ha indicado que, como parte de sus funciones habituales, el Banco de España realizará un análisis de los impactos del nuevo gravamen una vez se apruebe la proposición de ley en el Parlamento.

ESTABILIDAD EN EL CRÉDITO

Por otro lado, el informe recoge que el crédito bancario se mantuvo estable en los 12 meses anteriores a junio. El saldo vivo concedido al sector privado residente en España descendió un 0,1% en tasa interanual en ese mes y, si se excluye el crédito a otras sociedades financieras, el crédito al sector privado no financiero también varió de forma moderada, con una expansión interanual del 0,5%.

El supervisor observa, no obstante, una reducción del crédito en términos reales debido a la elevada inflación. En concreto, en junio de 2022 el crédito al sector privado residente en términos reales cayó un 5,8%, frente al descenso del 1,9% registrado en junio de 2021.

En cuanto a los depósitos, el Banco de España no ve que el incremento acumulado hasta septiembre de 325 puntos básicos del Euríbor a 12 meses se haya trasladado a los tipos de los depósitos de hogares, ni en los productos a la vista ni a plazo. En el caso de las empresas, sí observa cierta traslación en los depósitos a plazo, “pero muy limitada”.

Sin embargo, no descarta que la traslación de los tipos de referencia a los tipos de interés de depósito se intensifique en los próximos meses, y que esto produzca, a su vez, una “recomposición” entre las proporciones de depósitos a la vista y a plazo. A cierre de junio, el 6,6% de los depósitos eran a plazo, frente al 40% que suponía en junio de 2005 o al 55,4% de junio de 2011, es decir, antes de que el tipo nominal que marcaba el BCE para los depósitos se situara en terreno negativo.

LOS DESEQUILIBRIOS INMOBILIARIOS, UNA NUEVA VULNERABILIDAD

Sobre la evolución del sector inmobiliario, el Banco de España ya ha comenzado a considerar como una nueva vulnerabilidad “baja, pero creciente” los signos “incipientes” de desequilibros inmobiliarios.

Estrada ha indicado que se han comenzado a observar cierta moderación tanto en precios como en transacciones, con tasas alejadas ya de los aumentos del 20% que registraba el mercado inmobiliario a principios de año. “La materialización de riesgos es comedidA, pero ha aumentado la posibilidad de que se produzcan”, ha sostenido.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.