El consumidor español quiere ser sostenible en alimentación, pero no pagar más por ese tipo de productos

La calidad, principal factor para elegir el establecimiento y el producto a la hora de la compra

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El 61% de los españoles reconoce que le resulta difícil en la actualidad hacer una compra de alimentos sostenibles y menos de la mitad estaría dispuesto a pagar más por este tipo de productos, según se desprende de los datos de la Encuesta Sobre Hábitos de Compra y Consumo 2021 de la Mesa de Participación Asociaciones de Consumidores (MPAC).

En concreto, la encuesta confirma que la conciencia ambiental está firmemente implantada en los hogares españoles como demuestra su evolución positiva en materia de reciclaje y separación de residuos o su preocupación y actitud combativa contra el desperdicio alimentario, ya que un 88% lo considera un problema e intenta evitarlo.

La encuesta muestra que se establece en un 6% el uso del comercio ‘online’ entre la población después de que experimentara un incremento durante el periodo de pandemia hasta el 8,9%. Sin embargo, la compra de alimentación ‘online’ todavía no está consolidada, pero sí se aprecia una valoración positiva por parte de los encuestados, concretamente de un 67% si bien solo la mitad lo ha usado alguna vez, sobre todo por la comodidad, mientras que el 35% todavía es reticente al no poder ver elproducto que adquiere.

EL SUPERMERCADO, EL LUGAR PREFERIDO PARA HACER LA COMPRA

De esta forma, el supermercado se sigue manteniendo como el lugar de compra preferido para el 64% de los encuestados, igual que en 2020, seguido de lejos por los hipermercados (16%) y el pequeño comercio de proximidad con el 14%, ambos con porcentajes similares en losúltimos años analizados.

Por otra parte, se constata que los consumidores diversifican la compra en diferentes establecimientos dependiendo de si se trata de comprar productos perecederos o no perecederos. Así, los productos frescos se adquieren mayoritariamente en los pequeños comercios y mercados municipales (46% en el caso de la carne, 45% en el pescado y el 52% de frutas y verduras).

Además, el consumidor medio en España da una gran importancia a la calidad del establecimiento en el que hace la compra (58%) por encima de la cercanía con un 54% y del precio (47%), lo que supone un aumento con respecto a otros años en los tres factores que se consolidan como los más importantes para los ciudadanos, incluso en los meses de confinamiento por la pandemia.

Una situación similar pasa a la hora de adquirir un producto donde la calidad prima para la mitad de los encuestados seguido de lejos por las preferencias personales (23%) y el precio (19%). Y es que más del 90% de los encuestados es consciente de la importancia del binomio alimentación y salud, un porcentaje que este año se ha visto reforzado por lascircunstancias sanitarias a nivel global.

EL ETIQUETADO, LA ASIGNATURA PENDIENTE

La encuesta muestra que la mitad de la población consultada asegura que la etiqueta es su principal fuente de información sobre un alimento, pero se desprende un progresivo desinterés por ella y un aumento de losencuestados que aseguran no buscar información por este canal.

Internet se sitúa segunda fuente de información y se mantiene en torno a un 20% desde 2019. De hecho, el etiquetado actual resulta mejorable para más del 50% de los consumidores, bien porque sus datos son poco visibles, confusos o irrelevantes.

El informe destaca que un 24% de los españoles reclama la opción de disponer de esta información en formato digital, sobre todo entre losencuestados de menor edad, imponiéndose también la omnicanalidad para buscar información sobre los productos.

Respecto a los conceptos más importantes de la etiqueta para el consumidor, un 60% se fija en la fecha de caducidad, el 59% en los ingredientes y al 34% en el origen del alimento. Sobre la información nutricional, lo que más importa son los azúcares (64%) y las grasas(61%).

Por otro lado, tras el impacto del confinamiento y de la pandemia, los españoles son ahora más conscientes de la relación entre nutrición, salud y hábitos saludables. El 58% reconocen que han recurrido a alimentos con alegaciones nutricionales para complementar su dieta y potenciar sus defensas, su estado de ánimo o sus niveles de energía y buena parte han aprovechado el confinamiento para hacer deporte y alimentarse de un modo más completo.

Por último, la encuesta señala que la mayoría de los consumidores no se siente vulnerable, mientras que el 33% que afirma sentirse vulnerable lo hace por su nivel de renta (17%), un porcentaje que es mayor cuanto menor es su formación.

Sin embargo, se aprecia también una mayor vulnerabilidad en unidades familiares unipersonales y de más de cinco miembros y más en entornos rurales que urbanos (60% frente al 45%). Los mayores de 65 años son los que más desconocimiento presentan ante esta figura (21%) y los que más vulnerables se consideran por el desconocimiento, fundamentalmente, de las nuevas tecnologías.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.