El Banco Mundial rebaja en 2 décimas su previsión del PIB mundial hasta el 4,1% debido a Ómicron

Tras un fuerte repunte en 2021, la economía mundial está entrando en una pronunciada desaceleración en medio de nuevas amenazas de variantes del COVID-19 y de un aumento de la inflación, la deuda y la desigualdad de ingresos que podría poner en peligro la recuperación de las economías emergentes y en desarrollo, según el último informe de Perspectivas Económicas Mundiales del Banco Mundial. Se prevé que el crecimiento mundial se desacelere notablemente, pasando del 5,5% en 2021 al 4,1% en 2022 y al 3,2% en 2023, a medida que se disipa la demanda reprimida y se retiran las ayudas fiscales y monetarias en todo el mundo.

La rápida propagación de la variante Omicron indica que la pandemia probablemente seguirá perturbando la actividad económica a corto plazo. Además, la notable desaceleración de las principales economías -incluidas las de Estados Unidos y China- pesará sobre la demanda externa de las economías emergentes y en desarrollo. En un momento en el que los gobiernos de muchas economías en desarrollo carecen de espacio político para apoyar la actividad en caso necesario, nuevos brotes de COVID-19, la persistencia de cuellos de botella en la cadena de suministro y las presiones inflacionistas, así como las elevadas vulnerabilidades financieras en amplias franjas del mundo podrían aumentar el riesgo de un aterrizaje brusco.

“La economía mundial se enfrenta simultáneamente a la COVID-19, la inflación y la incertidumbre política, con el gasto público y las políticas monetarias en un territorio desconocido. El aumento de la desigualdad y los problemas de seguridad son especialmente perjudiciales para los países en desarrollo”, dijo el presidente del Grupo del Banco Mundial, David Malpass. “Colocar a más países en una senda de crecimiento favorable requiere una acción internacional concertada y un conjunto amplio de respuestas políticas nacionales”.

La desaceleración coincidirá con una creciente divergencia en las tasas de crecimiento entre las economías avanzadas y las emergentes y en desarrollo. Se espera que el crecimiento en las economías avanzadas disminuya del 5% en 2021 al 3,8% en 2022 y al 2,3% en 2023, un ritmo que, aunque se modere, será suficiente para restablecer la producción y la inversión a su tendencia anterior a la pandemia en estas economías. En las economías emergentes y en desarrollo, sin embargo, se espera que el crecimiento caiga del 6,3% en 2021 al 4,6% en 2022 y al 4,4% en 2023. En 2023, todas las economías avanzadas habrán logrado una recuperación total de la producción; sin embargo, la producción de las economías emergentes y en desarrollo seguirá siendo un 4% inferior a su tendencia anterior a la pandemia. Para muchas economías vulnerables, el retroceso es aún mayor: la producción de las economías frágiles y afectadas por conflictos estará un 7,5% por debajo de su tendencia prepandémica, y la producción de los pequeños Estados insulares estará un 8,5% por debajo.

Mientras tanto, el aumento de la inflación -que afecta especialmente a los trabajadores de bajos ingresos- está limitando la política monetaria. En todo el mundo y en las economías avanzadas, la inflación alcanza las tasas más altas desde 2008. En las economías de mercado emergentes y en desarrollo, ha alcanzado su tasa más alta desde 2011. Muchas economías emergentes y en desarrollo están retirando el apoyo a las políticas para contener las presiones inflacionarias, mucho antes de que la recuperación sea completa.

El último informe de Perspectivas Económicas Mundiales incluye secciones analíticas que ofrecen nuevas perspectivas sobre tres obstáculos emergentes para una recuperación duradera en las economías en desarrollo. La primera, sobre la deuda, compara la última iniciativa internacional para abordar la deuda insostenible en las economías en desarrollo -el Marco Común del G20- con anteriores iniciativas coordinadas para facilitar el alivio de la deuda. Observando que la COVID-19 elevó la deuda mundial total al nivel más alto en medio siglo, incluso cuando el panorama de los acreedores se hizo cada vez más complejo, concluye que las futuras iniciativas coordinadas de alivio de la deuda se enfrentarán a mayores obstáculos para tener éxito. La aplicación de las lecciones de las reestructuraciones anteriores al Marco Común del G20 puede aumentar su eficacia y evitar las deficiencias a las que se enfrentaron las iniciativas anteriores.

“Las decisiones que tomen los responsables políticos en los próximos años decidirán el curso de la próxima década”, afirmó Mari Pangestu, Directora Gerente de Políticas y Alianzas para el Desarrollo del Banco Mundial. “La prioridad inmediata debe ser garantizar un despliegue más amplio y equitativo de las vacunas para poder controlar la pandemia. Pero abordar los retrocesos en el progreso del desarrollo, como el aumento de la desigualdad, requerirá un apoyo sostenido. En una época de elevado endeudamiento, la cooperación mundial será esencial para ayudar a ampliar los recursos financieros de las economías en desarrollo para que puedan lograr un desarrollo ecológico, resistente e inclusivo.”

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.