El Gobierno defiende mantener “por el momento” el escudo antiopas y niega efectos negativos

Admite que las expectativas que el Plan de Recuperación ha despertado en las empresas “apenas se están empezando a ver satisfechas”

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Gonzalo García Andrés, ha defendido este miércoles la decisión del Ejecutivo de mantener “por el momento” el blindaje a empresas estratégicas españolas y ha negado que esta medida esté teniendo un efecto negativo en las inversiones en el país.

Con el popularmente conocido como escudo ‘antiopas’, el Gobierno debe autorizar las inversiones extranjeras en empresas estratégicas cotizadas en las que se pretenda superar el 10% del capital, así como en aquellas no cotizadas en las que la inversión supere los 500 millones de euros.

- Publicidad-

“Pensamos que sigue siendo importante que determinadas inversiones se revisen y se miren con más atención para asegurar los objetivos que establece la ley”, ha señalado García Andrés durante su participación en los diálogos ‘Spain Investors Day’ en Estudio de Comunicación.

Pese a que el presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, ya sugirió públicamente hace meses que se retire el escudo antiopas sobre las empresas españolas, el secretario de Estado ha explicado que, no solo en España sino en toda Europa, la política de escrutinio de inversiones extranjeras ha cambiado de manera “muy significativa”. Así, el Gobierno español ha decidido mantener esta medida –aprobada en la pandemia– hasta el 31 de diciembre de 2022.

Sobre esto, el secretario de Estado ha defendido el “esfuerzo” del Gobierno para que el proceso sea “lo más rápido posible” y se interceda lo menos posible en las decisiones de inversión, y al tiempo crear las condiciones para que haya estabilidad y las empresas sigan considerando a España como un país atractivo para invertir.

COMPORTAMIENTO MÁS ESTABLE DEL EMPLEO Y EL PIB EN EL FUTURO

Pese al impacto de la guerra en Ucrania, el secretario de Estado ha asegurado que la economía española se está recuperando y crecerá por encima del 4% este año, según las previsiones de la mayoría de organismos. “Estamos en una recuperación sólida de la economía y tenemos los pilares para que la etapa de expansión sea sólida y duradera”, ha asegurado

Pero este crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) no está acompasando con el ritmo de creación de empleo, que ya supera los niveles de 2008. Ello se debe, según el secretario, a las medidas adoptadas durante la pandemia, como el impulso de los ERTE para evitar la destrucción masiva de puestos de trabajo, tal y como ha ocurrido en crisis anteriores.

Esta diferencia entre PIB y mercado de trabajo es “transitoria”, según García Andrés, quien prevé un comportamiento “más estable” de estos indicadores y anticipa que habrá una tendencia al alza de la productividad.

A ello contribuirá el despliegue del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que incluye inversiones y reformas a medio plazo que pretenden transformar el país y adaptarlo a un entorno marcado por la digitalización y la transición ecológica.

No obstante, el secretario de Estado de Economía ha reconocido que las expectativas “lógicas” que este Plan de Recuperación ha despertado en el sector empresarial “apenas se están empezando a ver satisfechas”, pero ha asegurado que desde el Ejecutivo están trabajando “todos los días” para que sea cada vez más evidente el impacto y potencialidad del mismo.

Hasta ahora, la Administración General del Estado (AGE) ha autorizado 30.000 millones de euros de los fondos y se ha adjudicado desde el Estado más de 17.000 proyectos a más de 12.000 empresas beneficiarias, según ha recordado Gonzalo García Andrés.

Entre los proyectos de impulso empresarial más relevantes, el secretario de Estado ha mencionado el ‘kit digital’ o el proyecto de ley ‘Crea y crece’, que ya se encuentra en su última fase en el Congreso y que espera que vea ‘luz verde’ definitiva “en las próximas semanas”.

LA INFLACIÓN SE MODERARÁ A PARTIR DEL SEGUNDO SEMESTRE

Todo ello en un contexto marcado por la incertidumbre del impacto de la guerra en Ucrania y por la escalada de precios. “Claramente, estamos viendo y lo hemos visto durante el año, que la guerra va a subir la inflación media en 2022 y va a moderarse desde el segundo semestre y de forma más intensa en 2023”, ha señalado el secretario de Estado.

Por ello, García Andrés ha asegurado que el Gobierno va a seguir tomando medidas para abordar la causa fundamental, que es la subida de los precios de la energía, al tiempo que tratará de impulsar el pacto de rentas entre los agentes sociales, que tiene el objetivo de no caer en una espiral inflacionista.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.