El sector del aluminio pide medidas “inmediatas” ante los precios “desbocados” de la energía

Un 10% de su producción en España y hasta 2.000 empleos podrían verse afectados por la crisis energética

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El sector de transformación del aluminio, a través de la Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficies (AEA), que representa a más de 600 empresas del sector, ha manifestado su “profunda preocupación” ante la crisis energética “sin precedentes” que se está viviendo en toda Europa y para la que han reclamado la toma de decisiones “inmediata”.

Según la AEA, hasta un 10% de la producción del sector podría estar en peligro, así como el empleo de 2.000 personas, casi el 12% de los trabajadores de un sector que ocupa a 17.000 personas en España.

“Desde el verano pasado venimos sufriendo una evolución al alza del precio del gas y de los derechos de emisión que, con el recrudecimiento de los acontecimientos en las últimas semanas tras la invasión de Ucrania, ha explotado, llevando a las empresas del sector del aluminio a una situación límite”, han señalado desde AEA.

Europa en general y el sector metalúrgico en particular, lleva más de medio año atravesando una situación de escalada de costes de la energía, materias primas y transportes no vistos hasta ahora.

“Todo ello ha llevado a tensionar los balances de nuestras empresas, poniéndolas contra las cuerdas, y haciendo que sean ya demasiadas las que se plantean la viabilidad de sus actividades. Es así como comenzamos a asistir a paralizaciones en la producción de muchas de ellas o a cierres de plantas”, ha dicho el presidente de AEA, Armando Mateos.

Mateos ha destacado además la importancia que tiene la electricidad en el sector y las consecuencias que tiene que, en jornadas como la del pasado 8 de marzo, se llegase a un precio medio de 547 euros el megavatio hora (MWh). “Esta escalada y volatilidad de precios llegan a determinar no sólo la competitividad, sino en algunos casos la propia supervivencia del sector”, ha señalado Mateos.

En España se produce un 10% del total de los productos laminados y extruidos de toda Europa (laminados 7,6% y extruidos 14,2%), siendo el tercer país de Europa en transformación de aluminio, muy cerca de Alemania e Italia. Además, de los 1,3 millones de toneladas que transforman las alumínicas españolas al año, más de la mitad se exporta a los mercados europeos e internacionales, lo que lo convierte en un sector netamente exportador y “con fuertes expectativas de crecimiento”.

“Así lo deja patente el momento actual que vive el sector en cuanto a demanda, que se ha visto incrementada en más de un 21% respecto a los tiempos previos a la pandemia”, han expresado desde AEA.

“Con la regulación actual, nadie puede asegurar que el techo no pueda superarse en el futuro ni hasta qué limite, ni por cuánto tiempo”, ha explicado Mateos.

RIESGO DE MÁS ERTES

En menos de un año, la energía ha pasado de suponer una media de un 20-22% de los costes totales de una de estas empresas, a triplicarlo, alcanzando porcentajes que siguen subiendo en las últimas semanas. Esta situación lleva a las empresas a enfrentarse a la dificultad de repercutir estos incrementos en sus precios de venta o “asumir unas cuantiosas pérdidas por un periodo de tiempo indeterminado”.

“Si el problema persiste tan solo un poco más, más empresas se verán obligadas a cerrar o a presentar ERTES, ante la imposibilidad de ser competentes con los costes energéticos”.

De esta manera, desde la AEA, han apelado tanto al Gobierno como a la Comisión Europea a que actúen “sin demora” y “sin que les tiemble el pulso” para proteger los puestos de trabajo europeos y la producción nacional de alumnio”.

AYUDAS DE ESTADO

“Son muchos los sectores afectados de nuestro tejido industrial, pero la situación afecta especialmente a empresas como las nuestras, dada la elevada dependencia de la energía para el desarrollo de las distintas actividades, lo que lleva a reclamar soluciones en una situación de extrema urgencia e impostergable”, ha señalado el secretario general de AEA, Jon de Olabarria.

En este sentido, han considerado “pertinente” poner en marcha ayudas del Estado para empresas afectadas por los altos precios, así como “desvincular el precio de la electricidad a la determinación del precio del gas de la factura para estabilizar los precios”.

“Pedimos la actuación decidida del Gobierno ante la Comisión para modificar el sistema marginalista de fijación de los precios de la energía, si es posible con carácter definitivo”, ha expresado de Olabarria.

La asociación ha considerado, finalmente, que “no hay excusas” para modificar la fiscalidad sobre energía y han manifestado su “firme apoyo” y “total predisposición” a colaborar en lo que sea necesario.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.