Escrivá defiende el MEI aunque reconoce que los tiempos de aprobación no han sido “adecuados”

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha comparecido este jueves ante la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo para presentar el acuerdo sobre el mecanismo de equidad intergeneracional (MEI), acordado el lunes entre el Gobierno y los sindicatos, aunque ha reconocido que los tiempos de aprobación, apurando el plazo hasta el final, no han sido “adecuados”.

“No sé si decir ‘mea culpa’. Comparto con ustedes que este procedimiento y estos tiempos no son los adecuados, estrictamente en el MEI”, ha dicho Escrivá tras las preguntas de los diputados.

El ministro ha recordado que la mesa de diálogo social sobre la reforma de las pensionas jugaba con el tiempo en contra, ya que la aprobación de la primera parte era uno de los compromisos del Gobierno con Bruselas para recibir los fondos europeos.

Este “corsé adicional” impuesto por el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) también ha hecho que la reforma se divida en dos bloques, con una serie de cuestiones que se abordarán en 2022. En este sentido, el ministro se ha comprometido a “revisitar” la metodología del diálogo social y ha responsabilizado a los agentes sociales de “agotar los plazos” durante las negociaciones.

MEI: TEMPORAL, CONTINGENTE, SECUENCIAL, FLEXIBLE Y EQUILIBRADO

El Gobierno, la Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO) alcanzaron un acuerdo sobre el Mei este lunes, con el rechazo de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Este mecanismo sustituye al factor de sostenibilidad de la reforma de las pensiones de 2013.

Escrivá ha explicado este jueves en la Comisión del Pacto de Toledo que el MEI, que comenzará a aplicarse en 2023, será un mecanismo temporal, contingente, secuencial, flexible y equilibrado. Además, se ha diseñado siguiendo las recomendaciones del Pacto de Toledo sobre Jóvenes y Seguridad Social (14), Fondo de reserva (3) y Control parlamentario, seguimiento, evaluación y reforma (21).

Con el MEI se deja atrás el factor de sostenibilidad, que “no respondía los retos del sistema” y representaba “un desajuste absoluto entre la naturaleza del problema a resolver y el elemento para resolverlo”. El ministro ha insistido en que cargaba a los más jóvenes y hacía perder poder adquisitivo a los pensionistas del futuro.

El MEI espera dar respuesta a las pensiones de los ‘baby boomers’, uno de los cohortes más poblados. Para ello, se subirán las cotizaciones sociales 0,6 puntos, y se dividirán en 0,5 puntos para las empresas y 0,1 puntos para el trabajador durante un periodo de diez años, con la intención de acumular 40.000 millones de euros en una década.

Esta herramienta será una “válvula de seguridad que solo se activará si el gasto en pensiones crece por encima de lo previsto”. Para el ministro es “fundamental que la reactivación del Fondo de Reserva esté vinculada a esta eliminación de los gastos impropios de la Seguridad Social” y que a partir de 2032 se someta a “evaluaciones trimestrales”.

“Si llegado a ese momento el escenario central se materializa y este colchón se percibe que no es necesario, se devolvería a cotizantes y pensionistas en los términos que se acuerde. Si no, se discuten medidas contingentes adicionales”, ha comentado.

Escrivá también ha recalcado que a pesar de haber subido las cotizaciones sociales estas siguen en el rango más bajo en relación con el Producto Interior Bruto (PIB), en comparación con países del entorno. “Una subida de este tipo no cambia las condiciones de competitividad”, ha remarcado.

SEGUNDO BLOQUE DE REFORMAS EN 2022

Cerradas las negociaciones sobre el MEI, la mesa de diálogo social mira ya a las reformas que queda por negociar y acometer en 2022. El ministro se ha referido este jueves a las cuestiones que estarán en la agenda a partir del próximo año, como la adecuación de las nuevas carreras profesionales al periodo de cómputo, la adecuación de las bases máximas de cotización, el nuevo sistema de cotización a la Seguridad Social de los trabajadores autónomos por sus ingresos reales, el impulso de los sistemas complementarios de pensiones, la mejora del tratamiento del sistema a las personas con discapacidad y la creación de la Agencia Estatal de la Seguridad Social.

Sobre la adecuación de las nuevas carreras profesionales, Escrivá ha aclarado que también responde a una recomendación del Pacto de Toledo, teniendo en cuanta que, en el pasado, la base de cómputo se hizo pensando en carreras lineales.

“A medida que avanzaban, sus ingresos eran mayores, pero desde 2009 tenemos carreras cada vez más volátiles donde los últimos años no son los mejores de cotización”, ha apuntado. Entre las posibilidades que se manejan para corregirlo está que se extienda el periodo de cotización, la exclusión de los peores años de aporte de la vida laboral o el tratamiento específico de “las lagunas”.

Del mismo modo, se discutirá con los agentes sociales “una cierta anomalía que tiene España” en relación al tope de las pensiones máximas, como ha avanzado Escrivá.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.