EuropeG pronostica un futuro inmediato “malo” para las finanzas públicas españolas ante la guerra

Alerta del impacto de la revalorización de pensiones conforme al IPC sobre el déficit público y el endeudamiento

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El Grupo de Opinión y Reflexión en Economía Política europeG ha advertido de que el futuro inmediato para las finanzas públicas españolas es “malo”, ante el impacto de la guerra en Ucrania tras la invasión de Rusia.

Los expertos han anticipado que las cuentas del sector público se van a ver afectadas “a peor” por cualquier política compensatoria que el Gobierno deba tomar de manera “inevitable” para evitar problemas severos en la población. En este sentido, han advertido de una posible caída de ingresos porque el PIB va a crecer menos de lo que cabría esperar y de un aumento del gasto si los precios altos continúan persistiendo.

Así lo ha advertido Josep Oliver, el codirector de europeG y autor del Policy Brief presentado este jueves en Madrid que lleva el título ‘Desequilibrios financieros de la economía española 2013-2019, efectos de la Covid-19 e impacto de la intervención del BCE’.

Oliver ha recordado que en 2021 el déficit se situó en cifras cercanas al 8%, a lo que ahora habrá que añadir más puntos este año ante el impacto de la guerra. En este sentido, ha explicado que reducir el déficit por debajo del 3% en 2019, antes del estallido de la crisis por la pandemia, costó a España casi diez años. “Por tanto, tenemos una década por delante muy compleja en términos de flujo y de stock”, ha alertado.

En cuanto al impacto del alza de la inflación en el gasto en pensiones y en el déficit a la Seguridad Social, Josep Oliver ha recordado que la nueva reforma de pensiones, que las revaloriza cada año conforme al IPC, obligará a su revisión a finales de 2022.

Para Oliver, se ha adoptado un sistema de revisión de pensiones “discutible” y ha alertado de que, dadas las tensiones que tiene el sistema, afectará al déficit público y el endeudamiento.

EL “DETERMINANTE” PAPEL DEL BCE

En el informe, europeG asegura que los éxitos del desapalancamiento 2013-2019 se han basado, en una medida no menor, en las masivas intervenciones del Banco Central Europeo (BCE), un apoyo monetario que se ha acentuado con la Covid-19 y que ha resultado determinante como sostén de las finanzas públicas y privadas.

“Hay poca conciencia del esfuerzo insólito que ha hecho el Banco Central Europa en términos incluso comparados con Estados Unidos y Gran Bretaña. Lo que ha hecho nuestro Banco Central es muy superior”, ha destacado Oliver, durante la rueda de prensa para presentar sus principales conclusiones.

Sin embargo, ha advertido de que la reversión de las intervenciones del banco central “se acerca” y, mientras dura el apoyo, España debería aprovechar la oportunidad para poner en marcha un “ambicioso plan de reformas” que asegure un crecimiento sostenido.

“Este plan debería profundizar en los cambios de la estructura productiva del país que permitan mantener y ampliar el superávit exterior y, simultáneamente, reducir el endeudamiento interno y externo”, instan desde europeG.

EL PIB NO CRECERÁ MUCHO EN LA PRÓXIMA DÉCADA SI NO SE HACEN REFORMAS

Los expertos han advertido de las cicatrices de más largo plazo que deja la pandemia, tanto por la acumulación de vulnerabilidades en los mercados financieros y la elevada deuda pública, como por las menores expectativas de crecimiento.

Según europeG, ambos aspectos definen un horizonte incierto, que constituye el pórtico de esta nueva evaluación de los desequilibrios financieros de la economía española. Aunque algunos de ellos se habían reducido sustancialmente, continuaban presentes justo antes del choque de la Covid-19 y el impacto de esta ha supuesto un nuevo deterioro al que habrá que estar particularmente atentos.

Para el grupo de reflexión, si el fuerte avance de la tasa inflación termina siendo transitorio, será el avance real del PIB el mecanismo preciso para continuar con la necesaria reducción de la deuda interna y externa.

“El proceso de redistribución factorial subyacente a la recuperación de exportaciones y de la inversión, y a la del propio PIB, se encuentra lejos de lo que sería deseable, con un excesivo peso del terciario y, en particular, de los servicios personales”, han alertado.

En este sentido, ha advertido de que España cuenta con un nivel más elevado de las llamadas ’empresas zombies’ respecto al resto de la Unión Europea –a excepción de Italia–, debido principalmente al peso de las compañías del sector terciario y al fuerte impacto de la Covid-19 sobre todo en estas actividades.

Además, los expertos ha alertado de que España sigue con déficits en aspectos que limitan un sólido avance de la actividad, donde muchas de las debilidades existentes antes de la crisis financiera continúan hoy presentes o, incluso, como en el caso del gasto en I+D, se han acentuado.

Así, pues, las perspectivas de cambio sustancial de estas tendencias son limitadas, lo que permite afirmar que, incluso sumando los efectos extraordinarios del ‘Next Generation’, se hace “difícil imaginar” aumentos del PIB real la próxima década muy por encima del 2% anual.

Dada la relevancia del crecimiento nominal del PIB en la deseable y necesaria reducción de la deuda interna y externa, los esfuerzos deberían encaminarse a reforzar aquellas políticas que permitan un crecimiento de la productividad, que en la recuperación 2013-2019 ha sido muy “insatisfactorio”, según los expertos.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.