Huertas (Mapfre) espera arrancar el proceso judicial por la valoración de Bankia Vida en las próximas semanas

SANTANDER, 23 (EUROPA PRESS)

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, espera que en las próximas semanas pueda ponerse en marcha el proceso judicial por la valoración que Oliver Wyman realizó sobre Bankia Vida, vendido a CaixaBank tras la ruptura del acuerdo con Bankia en el negocio de bancaseguros.

Así lo ha confirmado este jueves en el en el XXXIX Seminario de APIE ‘Sostenibilidad y digitalización: las palancas de la recuperación’, donde ha explicado que todavía se está trabajando en la demanda.

El presidente de Mapfre anunció en febrero que la compañía había decidido demandar a Oliver Wyman por “malas prácticas” en la valoración que realizó la firma de Bankia Vida, al no haber incorporado a su valoración determinados “elementos relevantes”.

- Publicidad-

Este jueves el presidente de Mapfre ha detallado que la aseguradora continúa trabajando en la demanda anunciada. “Es un proceso complejo que conlleva múltiples pruebas periciales y gran documentación. Queremos hacerlo bien desde el primer momento, con lo cual esperamos que en las próximas semanas ese proceso judicial se pueda poner en marcha. No puedo cuantificar cuándo, pero próximamente”, ha señalado.

En cuanto al proceso de arbitraje al que CaixaBank y Mapfre acordaron someter el derecho de Mapfre a percibir un 10% adicional de los valores de los negocios de vida y no vida, así como la obligación de CaixaBank de abonar dicha cantidad, Huertas ha explicado que se trata de un proceso que lleva su tiempo y espera que esté resuelto antes de que finalice el año.

Mapfre considera que, según los acuerdos suscritos, tiene derecho a recibir un 120% de la valoración, debido a que la fusión de Bankia implica un cambio de control, mientras que CaixaBank sostiene que Mapfre tiene derecho a recibir un 110%, al considerar la fusión como una ampliación de la red de Bankia.

La indemnización adicional del 10% que se someterá a procedimiento de arbitraje tendría un valor de hasta 52 millones de euros, en función de cómo se interprete la operación de fusión de Bankia que dio origen a la ruptura del acuerdo, por lo que la cantidad final que recibiría Mapfre podría elevarse hasta 623 millones de euros.

NO SE ARREPIENTE DE NO DEMANDAR POR LA SALIDA A BOLSA DE BANKIA

En otro orden de cosas, el presidente de Mapfre ha negado arrepentirse de no haber demandado en su día por el dinero perdido en la salida a Bolsa de Bankia, después de que el Tribunal Supremo haya avalado que los inversores institucionales pudiesen reclamar.

“Mapfre no demandó en su momento por la salida a Bolsa de Bankia porque hicimos análisis externos e internos que indicaban que no teníamos posibilidad alguna de tener éxito. Un proceso absolutamente temerario por parte de una entidad como Mapfre no tenía ningún sentido. El consejo de administración, en su momento, aprobó por unanimidad no demandar y no hubo ningún accionista que estuviera en contra de esa decisión, porque el proceso era completamente inviable”, ha explicado.

En este sentido, Huertas ha apuntado que no puede arrepentirse de algo que no tenía recorrido judicial, aunque desea que lo hubiese habido y hubiese existido la posibilidad de recuperar el dinero perdido en la salida a Bolsa de Bankia.

VE “LAMENTABLE” LA CRISIS CON ARGELIA

Preguntado también por la exposición de su negocio a la reciente crisis de Argelia, Huertas ha reconocido que en ese país tienen una “pequeña presencia”, pero que la empresa “no va a quedarse en la mayoría de países donde no tiene compañía de seguros”, como es el caso de Argelia, por lo que el país no forma parte del desarrollo de la estrategia del grupo.

En todo caso, ha calificado como “lamentable” este conflicto, pues “no había problemas y a las empresas se les ha puesto entre la espada y la pared”. “Espero que el mundo diplomático, de manera discreta, pueda aplacar estas diferencias que han surgido”, ha manifestado.

MANTIENE SU PRESENCIA EN TURQUÍA

En cuanto a Turquía, el presidente de Mapfre ha reconocido que, cuando la compañía invirtió en el país hace más de una década, Turquía era “una potencia europea importantísima”. Aunque ha reconocido que las circunstancias han evolucionada de manera diferente a lo deseado, ha afirmado que continúa siendo un gran país y “tendrá oportunidades” cuando pasen las turbulencias.

En cualquier caso, Mapfre mantiene su presencia en el país y, en el caso de tener que contabilizar el negocio de Turquía como economía hiperinflacionaria siguiendo las exigencias de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España, será “uno de los dos afectados”, junto a BBVA.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.