Ibermática se marca como objetivos a 2025 ventas de 500 millones, 5.000 empleos y adquirir 8 empresas

Logró en 2021 el mejor resultado de su historia, con un beneficio bruto de 11,3 millones (+54,8%), y este año espera alcanzar los 12,9 millones

BILBAO, 27 (EUROPA PRESS)

Ibermática contempla en su plan estratégico IB500 alcanzar en 2025 una cifra de negocio de 500 millones frente a los 276 millones de 2021, una plantilla de 5.000 personas, casi 1.000 más que ahora, y continuar con su política de compras, de manera que se plantea un total de ocho adquisiciones para la finalización de ese ejercicio.

Estos planes de crecimiento darán continuidad a un ejercicio 2021, en el que ha obtenido el mejor resultado de su historia con un beneficio antes de impuestos de 11,3 millones, un 54,8% más que en 2020.

Estos planes han sido dados a conocer por el director general de la compañía, Juan Ignacio Sanz, en un encuentro con los medios de comunicación en Bilbao, en el que ha destacado que la empresa ha pasado “bien” la pandemia en un contexto de “crecimiento” del sector. “Se ha aprovechado un buen momento del mercado pero también se ha hecho bien”, ha subrayado.

Por tanto, la compañía ha dado por superados los “peores momentos” de la crisis sanitaria, en la que ha “bajado precios” a clientes que lo estaban pasando “mal” y tiene previsto continuar este año y los próximos con la senda de crecimiento.

En concreto, Ibermática, que el próximo año cumplirá 50 años, ha establecido en su plan estratégico IB500, que abarca de 2023 a 2025, el objetivo de alcanzar una facturación de 500 millones para el último año de vigencia del plan frente a los 276 millones actuales y aumentar su plantilla hasta los 5.000 profesionales, casi 1.000 más.

Para ello, se apoyará en su negocio de servicios avanzados pero estas previsiones no se alcanzarán solo con crecimiento orgánico, de manera que Ibermática continuará con su política de compras.

La compañía ha adquirido desde 2018 tres compañías, IDS, ITS y El arte de medir, y la intención es comprar este año una o dos del ámbito de SAP, de Inteligencia Artificial y de soluciones salesforce. Juan Ignacio Sanz ha explicado que podrían invertir entre 30 o 40 millones en compras y ha indicado que, si va todo bien, una de las operaciones se podría cerrar antes del verano.

En su plan estratégico, prevé la adquisición de dos compañías cada año, de manera que serían un total de seis en el periodo 2023-2025, que, sumadas a las previstas para 2022, harían una cifra total, de materializarse finalmente, de siete u ocho adquisiciones para 2025.

Juan Ignacio Sanz, que cree que en el sector habrá un proceso de concentración, ha señalado que su modelo de adquisiciones es “no intrusivo y no dañino”, de manera que las empresas mantienen su nombre y es una condición que también continúe su equipo directivo. Según ha apuntado, buscan compañías de “integración fácil” y que complementen el portfolio de Ibermática.

BALANCE 2021

En su balance de 2021, ha subrayado que la empresa ha logrado rebasar por primera vez la barrera de los 260 millones que logró en 2008, antes de verse afectada por las consecuencias derivadas de la crisis financiera. En concreto, ha alcanzado la cifra de 276 millones, un 8,8% más que en 2020 y ha aumentado su volumen de contratación un 84% hasta los 416 millones.

También ha obtenido el mejor resultado de su serie histórica, con 11,3 millones de beneficio, un 54,8% más que en 2021 y por encima de sus previsiones. Juan Ignacio Sanz ha explicado que las principales razones de este crecimiento están en los proyectos de Advanced Solutions y el elevado porcentaje de renovación de servicios, que llega al 90% y que tiene que ver con la “elevada satisfacción de los clientes y ser un buen proveedor de servicios”, mientras que en outsourcing el crecimiento es más lento.

El área de Advanced Solutions aglutina todo el negocio digital y el nuevo negocio y ha pasado de representar 78,1 millones en 2018 a 119,5 millones (un 53% más). De esos 119,5 millones, los proyectos de transformación digital han sumado 27,6 millones, los de Hybrid IT (servicios en la nube) 24,5 millones, SAP 24,4 millones, Smart Factories 24,1 millones, Microsoft 8,6 millones, Ciberseguridad 7,1 millones y Analítica e Inteligencia Artificial 3,2 millones.

En total, Ibermática ha superado los dos años de la crisis sanitaria con un crecimiento de sus ingresos de más del 15,5%, pasando de los 239 millones de euros en 2019, a los citados 276 millones de 2021.

La empresa cuenta con una cartera de pedidos de 370 millones para los próximos dos o tres años lo que es, según ha explicado Sanz, “una garantía de facturación y pedidos muy alta”.

El pasado año Ibermática aumentó su plantilla en 287 personas hasta alcanzar la cifra de 4.075, de los que alrededor de 1.600 trabajaban en Euskadi. Este año seguirán generando empleo, en concreto, entre 300 o 400 puestos de trabajo, de los que alrededor de 100 o 150 estarán en el País Vasco.

PREVISIONES 2022

En relación al ejercicio 2022, los responsables de Ibermática han subrayado que se prevé un año “convulso” por el conflicto entre Rusia y Ucrania y la pandemia de la covid-19, pero tienen intención de seguir creciendo.

En concreto, prevé incrementar su cifra de negocio en torno a un 5% hasta alcanzar los 290 millones, con un aumento del beneficio de 1,6 millones hasta obtener 12,9 millones.

Por sectores, la cifra de negocio prevista para 2022 sería: servicios a empresas de Manufacturing 68 millones, de Consumer 57 millones, Administración Pública 50 millones, Servicios Financieros y Seguros 35 millones, Utilities 32 millones, Telecomunicaciones y Medios de Comunicación 31 millones, y Salud 17 millones de euros. Este año, el objetivo de ingresos a través de Advanced Solutions será de 146 millones de euros, 26 millones más, consolidándose como “motor de crecimiento”.

Por otra parte, en relación al accionariado de Ibermática, Juan Ignacio Sanz ha señalado que, de momento, no se prevén cambios y se mantiene el fondo ProA Capital con un 65%, Kutxabank y ONCE con un 15% cada uno y un 5% el equipo directivo.

En relación al banco vasco, ha señalado que no prevé que retire su posición y cree que “no tiene ninguna prisa en salir” porque está “a gusto” en la empresa. Por otra parte, ha indicado, teniendo en cuenta que el actual fondo estaría en el accionariado hasta 2024 o 2025, que no hay prevista, en principio, una salida a bolsa.

CIBERSEGURIDAD

Por otra parte, Juan Ignacio Sanz ha subrayado la importancia para las empresas de la ciberseguridad y cree que en España y en el País Vasco, principalmente, las pymes toman las decisiones para un proyecto de ciberseguridad cuando ya sufren “un ataque” y es el “momento peor”.

Tras subrayar que las amenazas son “reales”, ha asegurado que los ataques son “permanentes” y cree que una parte importante de las pymes no son conscientes del riesgo existente.

En relación a los fondos Next Generation, el director general ha indicado que no han empezado a llegar a las empresas y ha señalado que en Ibermatica en 2021 se lograron proyectos por valor de cuatro millones y espera conseguir 10 millones en 2022.

Por otra parte, ha advertido de que puede no haber recursos humanos suficientes para afrontar los proyectos que se quieren impulsar con estos recursos europeos, debido a la escasez en el sector de profesionales cualificados.

Tras indicar que no se puede “perder este tren” por esa falta de recursos, ha asegurado que existe una “asignatura pendiente” en España y se debe incidir en la formación y en desarrollar unas políticas adecuadas en informática porque ello generará riqueza. A su juicio, en el desarrollo del sector va a ser una “guerra” la búsqueda del talento.

También ha señalado, en relación a los fondos europeos y al kit digital, que hay que ayudar a las pymes para la gestión de todo ese proceso, que, a su juicio, debe ser cercana al lugar en el que están implantadas.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.