La Audiencia Nacional acoge este jueves una vista sobre Alu Ibérica, por el ERE que presentó Alcoa en 2018

Grupo Riesgo asegura que demostrará “sus esfuerzos por hacer viable” las fábricas de A Coruña y Avilés, intervenidas judicialmente

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 (EUROPA PRESS)

El juzgado de lo social de la Audiencia Nacional acoge este jueves una vista con motivo del juicio de conflicto colectivo de Alu Ibérica, las plantas de aluminio de A Coruña y Avilés que están intervenidas judicialmente al detectarse indicios de despatrimonialización tras su venta por parte de Alcoa primero a Parter y después a Grupo Riesgo.

Coincidiendo con esta vista, por “los incumplimientos del ERE y venta de la empresa”, el comité de empresa de A Coruña convoca a los trabajadores de la fábrica a una concentración a las 12.30 horas en la plaza de la Audiencia Provincial en señal de protesta por verse “abocados a defenderse ante los tribunales del engaño del ERE que Alcoa presentó en octubre de 2018”.

Por su parte, Grupo Riesgo asegura que será la ocasión en la que “demostrará sus esfuerzos por hacer viable Alu Ibérica”. La vista “permitirá a la dirección actual de Alu Ibérica demostrar sus esfuerzos para sacar adelante el plan industrial diseñado para las plantas de aluminio”, subraya.

En paralelo a esta procedimiento judicial, los sindicatos también denunciaron a finales del pasado año la situación que vivían en ambas fábricas después de la venta de la multinacional estadounidense Alcoa a Parter, primero, y a Grupo Riesgo, después. Esta segunda querella, independiente, aunque relacionada con la del ERE, fue admitida a trámite y en marzo se llevaron a cabo una serie de registros y detenciones. Después llegó la intervención judicial de las plantas.

En el auto de intervención, a petición de Fiscalía Anticorrupción, la jueza señala la “indudable necesidad de adoptar las cautelas precisas para evitar que durante la sustanciación del presente procedimiento, las entidades querelladas puedan realizar operaciones que incidan en la hasta el momento indiciaria actuación de descapitalización y despatrimonialización de las empresas y los centros de producción de A Coruña y Avilés”.

La adoptó, así, “en aras a salvaguardar los derechos y expectativas de los trabajadores de la empresa o grupo de empresas, y de los acreedores y/o administraciones públicas eventualmente perjudicados, que pudieren resultar afectados por las prácticas, sujetas a investigación, de los actuales gestores y administradores”.

RIESGO: “EL EMPLEO, PRIORITARIO”

Frente a esto, Grupo Riesgo afirma este miércoles en un comunicado de prensa que el mantenimiento del empleo en A Coruña y Avilés “ha sido siempre uno de los objetivos prioritarios de los inversores actuales”.

“Los comités de empresa de ambas plantas han mostrado desde el inicio su negativa a escuchar el plan industrial de los actuales propietarios sin tener en cuenta la opinión y el sentir de los trabajadores que representan”, critica.

Según Grupo Riesgo, la iniciativa judicial de los comités de empresa de ambas fábricas “busca recuperar las condiciones iniciales de despido que hace dos años planteó Alcoa para cerrar las fábricas en A Coruña y Avilés”.

“Aquel acuerdo fue rechazado por los sindicatos y quedó definitivamente anulado tras la venta posterior de las plantas, una compraventa que incluía unas condiciones de empleo que, a juicio de los comités de empresa, no se están cumpliendo y que Grupo Industrial Riesgo puede demostrar que sí se cumplen”, confronta.

Así, el actual propietario de Alu Ibérica, que comenzó la gestión de las plantas en abril de 2020, lamenta que “desde el inicio y de manera injustificada tuvo siempre en contra a los comités de empresa”. “Las escasas reuniones con los comités fueron siempre hostiles y de una dureza verbal inimaginable. Nunca quisieron escuchar el diseño de nuestro plan industrial, ni el compromiso que íbamos a cumplir con toda la plantilla”, asevera.

Por eso, les acusa de haber “provocado un ambiente en las fábricas preocupante, poniendo en claro riesgo el funcionamiento, la productividad y el futuro laboral de los trabajadores que dicen representar”.

PRESIDENTE DEL COMITÉ DE A CORUÑA

“Especialmente controvertido” es como califica el caso del presidente del comité de A Coruña, Juan Carlos López Corbacho, a quien vincula con su decisión de optar a la compraventa de la planta.

“De manera sorpresiva, el comité de empresa de A Coruña y en especial su presidente, han demostrado con gran hostilidad su rechazo a los nuevos propietarios, llegando incluso a protagonizar un incidente el pasado mes de diciembre, en el que un grupo de miembros del comité, entre ellos el presidente, actuaron violentamente contra trabajadores de la planta por el despido de una trabajadora que presuntamente coaccionaba a otros compañeros”, censura.

No obstante, el Juzgado de lo Social número 6 de A Coruña ha acordado la adopción de la medida cautelar solicitada por el presidente del comité de empresa de Alu Ibérica en la factoría coruñesa para el mantenimiento de sus funciones representativas tras su despido el pasado mes de febrero.

PRESIDENTE EN AVILÉS

Igualmente “sorprendente” ve Grupo Riesgo la demanda que “a título personal” ha presentado el presidente del comité de empresa de Alu Ibérica en Avilés, “aludiendo falta de empleo efectivo, cuando su actividad laboral se ha reasignado a otras ocupaciones efectivas y necesarias en las fábricas”.

Y es que, según anuncia en el comunicado, Grupo Riesgo pretende emplear la vista de este jueves, al menos en parte, para “explicar y documentar la enorme controversia encontrada y la imposibilidad de gestión que están causando los comités de empresa, apoyados por los sindicatos”.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.