La industria pierde peso en el PIB durante 2020, lastrada por el Covid, según el ‘Barómetro Industrial’

Más del 60% del sector ha sufrido el desabastecimiento de algunos productos o materias primas

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El peso total de la industria española en el PIB, que en el año 2000 era el 18,7%, ha caído hasta el 14,6% en el año 2020; mientras que su valor añadido bruto (VAB) ha descendido hasta el 16% en 2020, de acuerdo con los datos aportados por el ‘VI Barómetro Industrial’, elaborado por el Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial de España (Cogiti).

Además, en cuanto a la evolución del porcentaje en el PIB de la industria manufacturera, este ha pasado del 16,2% al 11,03% en el período 2000-2020 y su VAB bajó del 17,8% en el año 2000 al 12,08% en 2020.

“Este informe pone de manifiesto que, a día de hoy, la contribución de la industria española al PIB no solo no sigue sin alcanzar el objetivo marcado por la Comisión Europea, igual que sucedía en años anteriores, sino que retrocede, y más teniendo en cuenta que todavía persisten los efectos generados por la pandemia mundial de la COVID-19 y sus diferencias de gestión”, ha lamentado el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, presente en la presentación del Barómetro.

En la misma línea, durante 2021 se ha constatado la caída del peso específico del sector industrial a lo largo de la pandemia y cierto pesimismo por parte de los expertos del sector, tanto de la situación actual como de la futura aplicación de los Fondos ‘Next Generation’ procedentes del Plan de Recuperación de la Unión Europea.

Según el director del Servicio de Estudios de los economistas y coordinador del informe, Salvador Marín, España está en una “modesta” sexta posición en cuanto a número de empresas industriales, y quinta en relación a cifra de negocios y VAB, por detrás de países como Italia, Alemania, Francia o Reino Unido.

“Queda mucho ámbito de mejora, sobre todo si vemos los números absolutos con diferencias de casi el 50% menos en relación a los países citados en el número de empresas y aún mayores en relación a la cifra de negocios y VAB”, ha recalcado Marín.

De esta forma, los más de 3.600 encuestados en el ‘Barómetro Industrial’, aunque reconocen una mejoría en el sector respecto a 2020, no son demasiado optimistas y el 49,29% tacha la situación de “regular”, mientras que el 40% considera que la situación es “mala o muy mala”.

“Este estudio pone de manifiesto la alta incertidumbre que existe en el sector y los numerosos problemas a los que ha de enfrentarse en el corto plazo sin que exista una estrategia clara para dinamizar este importantísimo sector productivo y estratégico”, ha lamentado el presidente de Cogiti, José Antonio Galdón.

CAE EL PESO DE LA INDUSTRIA EN EL EMPLEO

Otro dato negativo es el dato de empleo en el sector, que en el tercer trimestre de 2021 mostraba que el sector industrial empleaba al 13,6% del total de trabajadores españoles, una caída del 0,4% respecto al mismo periodo del año anterior.

Además, el 30% de los trabajadores por cuenta ajena encuestados en este estudio afirma que la empresa donde trabaja ha tenido que acogerse a un ERTE en 2021 (ocho puntos menos que en 2020), frente al 12% de los trabajadores por cuenta propia (dos puntos por debajo del porcentaje obtenido en 2020).

El estudio también constata que un 9% de los trabajadores por cuenta propia admite que tuvo que despedir al menos a un trabajador de su empresa y un 11% afirma haber perdido su trabajo a causa de la crisis.

Por otra parte, el 69% de los trabajadores por cuenta propia cree que mantendrá el número de empleados de su empresa, frente a un 8% que considera que la tendencia será a disminuir y un significativo 23% piensa que realizará nuevas contrataciones.

POCO OPTIMISMO RESPECTO A LA APLICACIÓN DE LOS FONDOS

Otra de las conclusiones que se puede vislumbrar en dicho estudio es que los responsables sienten cierta falta de apoyo por parte de la Administración Pública. El 52% de los encuestados considera que los incentivos a la industria promovidos en su región son insuficientes y el 57,74% considera escasas las ayudas dadas por parte de la Administración Estatal.

Respecto a los fondos europeos ‘Next Generation’, el 39,36% de los ingenieros encuestados opina que pueden afectar de manera positiva al crecimiento del sector industrial. Sin embargo, en cuanto a la ejecución y desarrollo de dichos fondos, a nivel general, el 36,68% realiza una valoración negativa, frente al 19,83% que tiene una percepción positiva, y a un 43,48% que se ha decantado por la opción intermedia.

También destaca que el 74% de los ingenieros encuestados opina que dichos fondos no llegarán de forma adecuada a las pymes industriales, mientras que tan solo un 9% piensa que sí lo harán.

PREOCUPACIÓN POR LA ENERGÍA Y LA CRISIS DE SUMINISTROS

En otro orden de cosas, el 62% de los encuestados afirma haber sufrido el desabastecimiento de algunos productos o materias primas en su actividad, y el 87% piensa que se ha producido un encarecimiento de estas materias primas y productos.

“El encarecimiento y desabastecimiento de materias primas, los altos costes energéticos, las numerosas inversiones a realizar, la dificultad de las pymes para el acceso a los fondos, y la propia situación de inestabilidad que estamos viviendo, están afectando de forma especial al tejido industrial, que sin duda está más necesitado de estímulos que nunca”, ha lamentado Galdón.

Por último, el estudio introduce por primera vez un análisis por comunidades autónomas y las distingue por tres categorías: aquellas cuyo PIB industrial supera al nacional (Navarra, La Rioja, País Vasco, Aragón, Cantabria, Cataluña y Castilla y León); comunidades autónomas con un PIB industrial similar al nacional (Asturias, Murcia, Castilla la Mancha, Galicia y la Comunidad Valenciana) y comunidades autónomas cuyo PIB industrial es inferior al nacional (Extremadura, Madrid, Andalucía, Canarias y Baleares).

Además, el estudio destaca que solo tres comunidades (Navarra, País Vasco y La Rioja) superan o alcanzan el umbral establecido por las autoridades comunitarias, del 20% de aportación del PIB industrial sobre el total del PIB, para asegurar un adecuado desarrollo de la economía de la Unión Europea.

“A día de hoy, sigue sin conseguirse el objetivo del 20% del PIB fijado por la Comisión Europea para 2020 en cuanto a desarrollo industrial, igual que sucedía en años anteriores, y más teniendo en cuenta que todavía persisten los efectos generados por la pandemia mundial de la Covid-19”, han sentenciado los autores del estudio.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.