La política verde de la PAC separa a países y eurodiputados de un pacto en la fase final de las negociaciones

BRUSELAS, 27 (EUROPA PRESS)

Los países de la Unión Europea y el Parlamento Europeo encaran la fase final de las negociaciones para la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) y el principal punto de fricción entre ambas partes sigue siendo la arquitectura verde, en especial el presupuesto mínimo que estará destinado a financiar medidas que favorezcan el medio ambiente.

La PAC es la mayor partida del presupuesto comunitario con una dotación de 378.000 millones de euros para el periodo 2021-2027 y ahora los Estados miembros y la Eurocámara deben acordar las reglas que regirán su funcionamiento a partir de 2023. En total son tres los reglamentos que deben cerrar las dos instituciones: el de planes estratégicos, el de organización común de mercados y el llamado “horizontal” sobre financiación, gestión y seguimiento.

La nueva política agrícola del bloque introducirá un nuevo modelo de gestión según el cual los países tendrán que elaborar unos planes estratégicos nacionales para absorber las ayudas asignadas tanto a pagos directos (pilar 1) como a desarrollo rural (pilar 2). A España le corresponden 34.000 millones en el primero y 7.800 millones en el segundo, en ambos casos hasta 2027.

Además de introducir los planes nacionales,que tienen que ser aprobados por el Ejecutivo comunitario. la ambición de la nueva PAC es aumentar la contribución del sector primario al cumplimiento de los objetivos climáticos y medioambientales de la UE.

Y es precisamente la arquitectura verde de la PAC lo que genera más puntos de discrepancia entre las capitales y los eurodiputados, aunque también quedan frentes abiertos en cuanto a la “dimensión social (posibles reducciones de las ayudas o sanciones si se incumplen estándares laborales), los pagos redistributivos o la reserva de crisis.

LOS NUEVOS ECOESQUEMAS

En particular, la batalla se centra en el dinero mínimo que los Estados miembros tendrán que destinar a los nuevos ‘ecoesquemas’. Estos son un pago voluntario al que se pueden acoger agricultores y ganaderos que adopten medidas medioambientales que vayan más allá de las exigencias obligatorias.

Los gobiernos europeos pactaron en octubre del año pasado que un 20% de las ayudas directas de la PAC estuvieran reservadas a los ecoesquemas, mientras que el Parlamento Europeo desea elevarlas al 30%.

El gobierno de Portugal, como presidencia de turno de la UE, está negociando en nombre de los Veintisiete y ha propuesto al Parlamento un porcentaje para los ecoesquemas del 22% durante un “periodo de aprendizaje” de dos años y un 25% a partir de 2025.

Con respecto a las ayudas para desarrollo rural (pilar 2 de la PAC), la propuesta de la presidencia portuguesa es que se dediquen un 33% a medidas favorables al medio ambiente. Los eurodiputados, en cambio, quieren elevar este porcentaje al 38%.

BRUSELAS PIDE MÁS AMBICIÓN A LAS CAPITALES

En este punto, el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski, se ha alineado sin fisuras con la Eurocámara y en un debate público que tuvo lugar la noche del miércoles pidió a los ministros del ramo de los Veintisiete que elevaran su ambición.

A juicio del polaco, “ningún Estado miembro debería tener problemas” con la posición del Parlamento Europeo. “Pedimos a todos los Estados miembros que sean mas ambiciosos si quieren realmente hacer realidad la reforma verde de la PAC para poder dotarnos realmente de esquemas ecológicos válidos”, afirmó.

Después del polaco intervino el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien aseguró que España apoya “íntegramente” el planteamiento de Portugal en las negociaciones y cargó contra la posición del comisario, a quien acusó de situarse “en un extremo” de las negociaciones.

“Me da la impresión que la Comisión se está colocando en un extremo y eso no facilita el acuerdo”, subrayó el español durante su intervención. “Hay que intentar buscar una solución razonable y aplicable y creo que la propuesta de la presidencia es una solución razonable y aplicable”, defendió.

SIGUIENTES PASOS

Así las cosas, las negociaciones entre los Estados miembros y la Eurocámara continuarán durante todo el día de hoy y puede que se adentren en la madrugada de este viernes con el objetivo de cerrar la reforma de la PAC tres años después de que Bruselas presentara su propuesta.

Portugal dedicará la mañana de este jueves a reunirse de forma individualizada con la delegación de cada país y estas consultas derivarán en un nuevo documento de propuestas que presentará al equipo negociador del Parlamento Europeo a las 16.00 horas.

Se dará paso así a una nueva ronda de negociaciones para la que no hay hora de finalización prevista. Si la presidencia portuguesa logra alcanzar un acuerdo político con los eurodiputados, presentará el resultado a los ministros de Agricultura para saber si lo respaldan.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.