La producción industrial en China se dispara un 35 por ciento

La producción industrial de China creció un 35,1 % interanual en los dos primeros meses del año, según datos oficiales publicados hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONE).

Este inusitado avance -la última vez que este indicador subió más de un 20 % fue en 2012- se debe a que en enero y febrero del año pasado la producción industrial se desplomó un 13,5 % debido al impacto de la pandemia en China.

No obstante, es incluso superior a lo esperado por los analistas, que esperaban un repunte de en torno a un 30 %.

La ONE también publicó la comparación con los dos primeros meses de 2019 para excluir los efectos de la pandemia, que muestra un avance del 16,9 %.

La consultora Capital Economics apunta que la demanda desde el exterior fue un factor favorable, como también lo fueron las restricciones a los viajes por los rebrotes durante el Año Nuevo lunar -celebrado a mediados de febrero-, que permitieron mantener abiertas las fábricas durante más tiempo del habitual.

La recuperación de la producción industrial en China comenzó en abril del año pasado, y desde entonces este dato no ha registrado ninguna lectura interanual menor a la del anterior mes, con diciembre (+7,3 %) marcando el mejor nivel de 2020.

GRAN AVANCE MANUFACTURERO

Según los datos de la ONE, la producción se elevó más en las empresas privadas (+43,8 %) que en las de titularidad pública (+23 %).

La producción industrial, recordó la institución, se usa en China para medir la actividad de grandes empresas con una facturación anual de al menos 20 millones de yuanes (3,1 millones de dólares, 2,5 millones de euros).

Entre las tres principales categorías en las que la ONE divide este indicador destaca el crecimiento de la manufactura (+39,5 %), seguido por la industria de producción y suministro de electricidad, gas, calefacción y agua (+19,8 %) y, por último, por la minera (+17,5 %).

La institución hizo un aparte para incidir en el crecimiento de la producción de la manufactura de equipos y herramientas (+59,9 %) y de la de alta tecnología (+49,2 %),

En lo que a productos específicos se refiere, en el primer apartado destacan los robots industriales o las excavadoras, de los que se dobló la producción.

Esa misma tendencia siguieron los vehículos eléctricos -a los que el Gobierno mantuvo las subvenciones tras retirárselas a mediados de 2019, aunque en 2021 los reducirá en un 20 %- y uno de los productos más demandados a nivel internacional durante la pandemia, los equipos para microcomputadoras, segmento que incluye ordenadores portátiles y de sobremesa.

El órgano estadístico oficial también compara los datos de 41 subsectores industriales, de los que 40 experimentaron un aumento de su actividad en noviembre al compararlos con el mismo mes de 2019.

CRECIMIENTO “SOSTENIDO”

La ONE también hizo públicos hoy otros indicadores del primer bimestre como las ventas minoristas, que cumplieron con las expectativas al repuntar un 33,8 % interanual.

El empleo, una de las principales preocupaciones de Pekín tras la pandemia, se situó a finales de febrero en un 5,5 % según la tasa urbana oficial divulgada por la Oficina, que supone un avance de 0,1 puntos con respecto al primer mes de 2020 aunque una bajada de 0,7 frente al mismo momento del año pasado.

Por otra parte, la inversión en activos fijos se elevó un 35 %, con especial protagonismo para los bienes inmobiliarios, que, al contrario que la infraestructura y la manufactura, también crecen con respecto a dos años atrás.

Aunque la ONE reconoce que las tasas de crecimiento de estos datos son muy altas debido al efecto de base, asegura que cuando estos son retirados de la ecuación “los principales indicadores crecieron de forma sostenida, y los indicadores macroeconómicos se situaron dentro de un rango razonable”.

Capital Economics espera que la actividad mantenga su fuerza a corto plazo, especialmente con la retirada de las medidas de prevención de contagios -China no notifica ningún contagio local de covid desde el 15 de febrero-, lo que impulsará el consumo.

Sin embargo, a más largo plazo, la inercia “se suavizará”, apunta la consultora, que apunta a la retirada paulatina de las políticas de apoyo en China y a la predicción de que la demanda internacional de bienes chinos se reducirá a medida que se vayan recuperando los patrones habituales de consumo gracias a las campañas de vacunación. 

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.