La puesta a flote del S-81 de Navantia comenzará este viernes y las pruebas se prolongarán casi un año

MURCIA, 28 (EUROPA PRESS)

La puesta a flote del submarino S-81 ‘Isaac Peral’, el primero de la serie S-80 destinado a la Armada que Navantia va a poner en marcha y que para su diseño ha optado por el Manual de Ingeniería de Sistemas de la NASA, comenzará a primera hora de este viernes y se prolongará durante toda la mañana, previsiblemente.

No obstante, la maniobra comenzará este jueves, ya que está previsto mover el navío al dique flotante y asegurar las piezas para que no se pueda mover, de manera que los carros de botadura queden fijados a la estructura del dique.

Ya el viernes saldrá del dique hacia la fosa, el lugar de la dársena con el calado necesario para inundar el dique y podrá salir navegando, aunque no lo hará en mar abierto, sino que estará en el mar Mandarache, que es el mar interno que rodea el astillero de Navantia.

En concreto, una vez que el dique ha llegado a la fosa, comienza la inundación de sus lastres y empieza a sumergirse, comenzando el submarino a recibir agua y poco a poco a flotar por sí mismo.

En este momento es necesario realizar una serie de comprobaciones vitales para la seguridad del submarino (soplado y ventilación de los lastres o soplado de rejillas, entre otras cosas) y a continuación se continúa inundando el dique hasta que el submarino flota libremente dentro del mismo.

Con la ayuda de los prácticos, los remolcadores y empujadoras sacan el submarino del interior del dique y comienza el traslado hasta el muelle de armamento, lugar de atraque del submarino para realizar las pruebas de puerto, que se prolongarán casi un año. Consistirán en comprobar que los equipos instalados en el submarino funcionan bien en relación con el resto de equipos.

Más de medio centenar de personas trabajarán este viernes para la puesta a flote del navío, entre técnicos, ingenieros y trabajadores de Navantia, además de la dotación del barco, compuesta por 32 militares.

De manera que las pruebas se realizarán primero en puerto y, después, en mar abierto, estando previsto que finalicen a principios de 2023 con la entrega del buque a la Armada.

Desde Navantia aseguran que «será un hito muy importante para el programa de construcción de submarinos S-80 y para Navantia». El presidente de Navantia, Ricardo Domínguez, en la ceremonia celebrada la semana pasada presidida por Sus Majestades los Reyes, la Princesa Leonor y su hermana, la Infanta Sofía, celebró ese hito para «la defensa nacional y Navantia».

BUQUES DE ÚLTIMA GENERACIÓN

La finalidad del programa S-80 es tratar de proporcionar unos buques de última generación que dieran a la Armada ventaja tecnológica en un entorno impredecible y capacitar a la industria nacional para diseñar y construir un tipo de barco que sólo está al alcance de un reducido grupo de países, según Navantia.

El programa representa un antes y un después en la construcción naval española. El buque resultado de este proyecto está considerado uno de los submarinos convencionales (los no dotados de propulsión nuclear) más avanzados del mundo.

En su interior contará con tecnologías únicas, como un innovador sistema para realizar patrullas bajo el agua durante más de 15 días sin la necesidad de salir a flote, y permitirá a la Armada dar un salto abismal en cuanto a capacidades, reforzando un arma submarina en la que hoy solo cuenta con dos veteranos submarinos, el ‘Galerna’ y el citado ‘Tramontana’.

De manera paralela a la puesta a flote del S-81, Navantia trabaja ya en los demás buques del programa: en el S-82 se trabaja en la fabricación de estructuras no resistentes y el embarque de tanques en todas las secciones y comenzado premontaje de tuberías y equipos.

En el S-83 se ha terminado el casco resistente y han comenzado los trabajos de aceros: construcción de tanques, fabricación y montaje de polines y soportes. Mientras que en el S-84 ha comenzado la elaboración de cuadernas del casco resistente.

La Armada iniciará las operaciones con el S-81 ‘Isaac Peral’ en febrero o marzo de 2023. Después, llegarán el S-82 ‘Narciso Monturiol’, en diciembre de 2024; el S-83 ‘Cosme García’, en octubre de 2026; y el S-84 ‘Mateo García de los Reyes’, en febrero de 2028.

CARACTERÍSTICAS DEL SUBMARINO

Los submarinos S-80 tendrán una eslora total de 80,8 metros, un diámetro de 7,3 metros y un desplazamiento en inmersión de alrededor de 3.000 toneladas. Entre sus aportaciones tecnológicas destacan el sistema de combate y control de plataforma de Navantia Sistemas, y un sistema de propulsión anaeróbico revolucionario desarrollado por Navantia que aporta gran sigilo en inmersión, denominado BEST-AIP.

Este sistema de propulsión independiente de la atmósfera le permitirá obtener energía eléctrica, a partir de pilas de combustible que utilizan tecnología procedente del sector aeroespacial, a cualquier profundidad. Así, podrá permanecer semanas sin salir a cota periscópica, lo que mejorará su discreción, principal atributo de un submarino.

Los S-80 serán, por lo tanto, los submarinos convencionales (no nucleares) más avanzados del mundo, lo que ha despertado el interés de varias marinas de otros países y ha abierto una puerta al mercado internacional en un sector altamente tecnológico.

IMPACTO EN LA ECONOMÍA Y EL EMPLEO

El programa S-80 ha supuesto un salto cualitativo para Navantia, que se sitúa en primera línea del mercado internacional de submarinos convencionales, con ofertas activas en varios países. Lo es también para la industria colaboradora, ya que en el programa S-80 participan un centenar de empresas de 11 comunidades autónomas diferentes.

Genera empleo directo, indirecto e inducido para más de 6.000 personas y un impacto anual en el PIB español (contribución directa, indirecta e inducida) superior a los 250 millones de euros, de los que más de 80 millones son aportación directa al PIB regional (el 1% del PIB de Murcia).

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.