Las emisiones de CO2 deben recortarse diez veces más

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

La tasa de reducción de CO2 fósil debe multiplicarse por diez para cumplir con el objetivo del Acuerdo de París de abordar el cambio climático, según un nuevo estudio en Nature Climate Change.

Este primer balance global, con datos de 64 países durante 2016-2019, realizado por investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA), en Reino Unido, y la Universidad de Stanford y el Global Carbon Project, en Estados Unidos, examinó el progreso en la reducción de las emisiones de CO2 fósil desde que se adoptó el Acuerdo de París en 2015. Sus resultados muestran la clara necesidad de una mayor ambición antes de la importante cumbre climática de la ONU que se celebrará en Glasgow en noviembre (COP26).

Los recortes anuales de 160 millones de toneladas de CO2 son solo el 10 por ciento de los 1.000-2.000 millones de toneladas de recortes de CO2 que se necesitan a nivel mundial cada año para hacer frente al cambio climático.

Si bien las emisiones disminuyeron en 64 países, aumentaron en 150 países. A nivel mundial, las emisiones aumentaron en 210 millones de toneladas de CO2 por año durante 2016-2019 en comparación con 2011-2015.

En 2020, las medidas de confinamiento para abordar la pandemia de COVID-19 redujeron las emisiones globales en 2.600 millones de toneladas de CO2, aproximadamente un 7% por debajo de los niveles de 2019. Los investigadores dicen que 2020 es un ‘botón de pausa’ que no puede continuar de manera realista mientras el mundo depende abrumadoramente de los combustibles fósiles, y las políticas de confinamiento no son una solución sostenible ni deseable para la crisis climática.

La profesora Corinne Le Quéré, profesora de la Royal Society en la Facultad de Ciencias Ambientales de la UEA, que dirigió el análisis, advierte de que “los esfuerzos de los países para reducir las emisiones de CO2 desde el Acuerdo de París están comenzando a dar sus frutos, pero las acciones aún no son lo suficientemente grandes y las emisiones siguen aumentando en demasiados países”.

“La caída en las emisiones de CO2 de las respuestas al COVID-19 resalta la escala de acciones y la adherencia internacional necesarias para enfrentar el cambio climático –añade en un comunicado–. Ahora necesitamos acciones a gran escala que sean buenas para la salud humana y buenas para el planeta. Lo mejor para todos es reconstruir mejor para acelerar la transición urgente a la energía limpia”.

Se necesitan recortes anuales de 1-2 mil millones de toneladas de CO2 a lo largo de la década de 2020 y más allá para evitar exceder el calentamiento global dentro del rango de 1,5° C a muy por debajo de 2° C, la ambición del Acuerdo de París de la ONU. El mundo se ha calentado más de 1° C desde la Revolución Industrial debido a las emisiones de gases de efecto invernadero de las actividades humanas.

De los 36 países de renta alta, 25 vieron disminuir sus emisiones durante 2016-2019 en comparación con 2011-2015, entre ellos Estados Unidos (-0,7%), la Unión Europea (-0,9%) y el Reino Unido (-3,6%). Las emisiones disminuyeron incluso cuando se contabiliza la huella de carbono de los bienes importados producidos en otros países.

Treinta de los 99 países de ingresos medianos altos también vieron disminuir sus emisiones durante 2016-2019 en comparación con 2011-2015, lo que sugiere que ahora se están llevando a cabo acciones para reducir las emisiones en muchos países de todo el mundo. México (-1,3%) es un ejemplo claro en ese grupo, mientras que las emisiones de China aumentaron un 0,4%, mucho menos que el crecimiento anual del 6,2% de 2011-2015.

El creciente número de leyes y políticas sobre cambio climático parece haber desempeñado un papel clave para frenar el crecimiento de las emisiones durante 2016-2019. En la actualidad, existen más de 2.000 leyes y políticas climáticas en todo el mundo.

Parece poco probable que se recupere por completo en 2021 a los niveles de emisiones de CO2 anteriores. Sin embargo, los autores dicen que a menos que la recuperación de COVID-19 dirija inversiones en energía limpia y la economía verde, es probable que las emisiones comiencen a aumentar nuevamente dentro de unos años.

La naturaleza de la interrupción en 2020, que afecta particularmente al transporte por carretera, significa que un incentivo para acelerar el despliegue a gran escala de vehículos eléctricos y alentar a caminar y andar en bicicleta en las ciudades es oportuno y también mejoraría la salud pública. La capacidad de recuperación de la energía renovable durante la crisis, la caída de los costos y los beneficios de la calidad del aire son incentivos adicionales para respaldar su implementación a gran escala.

Las inversiones posteriores al COVID continúan estando abrumadoramente dominadas por los combustibles fósiles en la mayoría de los países, en contradicción con los compromisos climáticos, incluidos los Estados Unidos y China. La Unión Europea, Dinamarca, Francia, el Reino Unido, Alemania y Suiza se encuentran entre los pocos países que hasta ahora han implementado paquetes sustanciales de estímulo verde con inversiones limitadas en actividades basadas en fósiles.

El profesor Rob Jackson, de la Universidad de Stanford y coautor del estudio, resalta que “los crecientes compromisos de los países para alcanzar emisiones netas cero en décadas fortalecen la ambición climática necesaria en la COP26 en Glasgow. Una mayor ambición ahora está respaldada por los líderes de los tres mayores emisores: China, Estados Unidos y la Comisión Europea”, añade.

“Los compromisos por sí solos no son suficientes –recuerda–. Los países deben alinear los incentivos posteriores al COVID con los objetivos climáticos de esta década, basándose en ciencia sólida y planes de implementación creíbles”.

noticias relacionadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.