Pascual supera el objetivo de reducción del 20% de sus emisiones y su consumo de agua y energía eléctrica

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Pascual ha superado el objetivo de reducción del 20% de sus emisiones y su consumo de agua y energía eléctrica, según ha informado la compañía, que ha completado su ciclo medioambiental 2015-2020 con unos “excelentes” resultados en cada uno de los ejes de su estrategia.

El marco ‘Pascual Aporta Medioambiente’ aglutina todas las directrices encaminadas a minimizar el impacto medioambiental de las actividades de la compañía y favorecer la economía circular.

Pascual cubre, de esta forma, todas las etapas de la cadena de valor, girando en torno al aprovisionamiento sostenible, la producción eficiente, el ecodiseño en los envases, la movilidad sostenible, la huella ambiental y la biodiversidad.

Estos resultados, junto con los aprendizajes acumulados, las novedades legislativas y la escucha activa de los grupos de interés, son la base para la definición a lo largo del ejercicio del 2021 del nuevo plan estratégico medioambiental de la Corporación, según ha indicado con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente este sábado, 5 de junio.

OPERACIONES SOSTENIBLES: REDUCCIÓN DEL IMPACTO AMBIENTAL Y EL CONSUMO

En lo relativo al eje de las operaciones sostenibles, el consumo eléctrico de la compañía, expresado como kWh por cada tonelada de producto terminado, se ha reducido en un 22,90% en el periodo de 2015 a 2020. Esta ratio representa un logro de tres puntos porcentuales de mejora por encima del objetivo marcado, pasando de 91,58 a 70,61 kWh por cada 1.000 kilogramos.

El grupo lleva años desarrollando un modelo de producción eficiente que promueve el uso de energías renovables, capaz de responder a las necesidades del negocio con un menor impacto ambiental.

Destacan medidas como el acuerdo con EDPR para la compra de energía eólica durante cinco años desde enero de 2018, siendo el primer acuerdo de este tipo firmado en España. En 2020, el consumo de energía eléctrica renovable en el área industrial superó los 80 millones de kWh, lo que supuso un ahorro de emisiones de casi 25.000 toneladas de CO2.

Por su parte, el consumo de agua, expresado como metros cúbicos por cada tonelada producida, ha disminuido un 24,20% desde 2015 a 2020, con cuatro puntos de mejora respecto del objetivo fijado de 20% de reducción.

En este sentido, se ha pasado de un consumo de 2,20, en 2015, a 1,67 metros cúbicos por cada 1.000 kilogramos de producto, en 2020. Los ahorros vinculados a los procesos de limpieza y la implantación de acciones para el reaprovechamiento del agua son las principales causas de esta reducción, según explica la compañía.

El residuo sólido urbano, entendido como kilogramos de Residuo Urbano por cada tonelada de producto cuyo destino final es vertedero, se ha reducido en un 74,67% en el mismo periodo en el área industrial, pasando de una ratio de 0,75 a 0,19.

El objetivo de residuo cero a vertedero ya se ha conseguido en las plantas de Ortigosa del Monte, Trescasas y Gurb y está previsto alcanzarse en todos los centros de la compañía a lo largo de 2021.

El objetivo de la reducción del residuo va más allá de las fábricas y la compañía se ha focalizado en obtener la Certificación de Residuo Cero para asegurar que los desechos generados en todos los centros tienen un destino final alternativo a la eliminación en vertedero, o lo que es lo mismo, se destinan a una segunda vida útil mediante su reciclaje, reutilización o valorización en forma de energía.

CAMBIO CLIMÁTICO

En cuanto al balance del ciclo ambiental en lo relativo a la lucha contra el cambio climático, Pascual tiene desde 2013 inscrita su huella de carbono en el Registro de la Oficina Española de Cambio Climático del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, siendo la primera empresa del sector lácteo en lograrlo y en tener inscritos además sus tres alcances desde 2018, muestra de un trabajo constante en las políticas responsables.

Todas estas medidas se han traducido en una reducción de la ratio de emisiones de un 25,42% en el periodo 2015-2020.

En el ámbito de la movilidad sostenible en la logística de corto recorrido, un 10% de la flota de camiones de reparto se mueven total o parcialmente gracias a energías alternativas como el gas natural comprimido (GNC).

En materia de logística de largo recorrido, Pascual cuenta con hasta 39 camiones propulsados por combustibles de fuentes de energías alternativas como el gas natural licuado (GNL), así como dos megatrailers que consiguen movilizar prácticamente el doble de carga con el mismo consumo.

Por último, la compañía ha destacado su estrategia de envases sostenibles como garantía de la defensa de la circularidad de la economía. Pascual envasa ya su leche, su gama de natas y sus Bifrutas en ‘Tetra Brik Aseptic Bio-Based’, el envase más sostenible del mercado con materiales procedentes de fuentes renovables y tapón de caña de azúcar.

Además, gracias a su ‘Compromiso Bezoya’, todas las botellas de la marca se fabricarán, este 2021, con plástico 100% reciclado (rPet). Por otra parte, el 100% de los envases en brik y etiquetas de papel de las marcas de la compañía cuentan con el sello FSC de sostenibilidad y las pajitas plástico de sus productos se sustituirán por pajitas de cartón.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.