Repsol eleva su objetivo de Ebitda hasta aproximadamente 6.700 millones en 2021

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Repsol ha elevado su objetivo de resultado bruto de explotación (Ebitda) calculado con arreglo a la valoración de los inventarios a coste de reposición (CCS) hasta 6.700 millones de euros para el conjunto del año, frente a los 6.100 millones fijados anteriormente.

El Ebitda CCS establecido para 2021 es un 65% superior al de 2020, según ha informado la compañía en una presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La firma prevé además un deuda neta de aproximadamente 6.000 millones de euros para 2021, por debajo de los 6.800 millones de euros de 2020, y unos gastos de capital (Capex) de aproximadamente de 2.900 millones de euros.

En la presentación remitida a la CNMV, Repsol estima además una producción de unos 580.000 barriles de equivalente petróleo al día, un 3% inferior a la proyectada previamente.

Repsol obtuvo un resultado neto de 1.939 millones de euros durante los primeros nueve meses de este año, un 32% superior al obtenido en el mismo período de 2019, previo a la pandemia, cuando ganó 1.466 millones de euros, según ha informado este jueves la compañía, que propondrá a su junta de accionistas una mejora del dividendo en efectivo de un 5%, hasta los 0,63 euros por acción, y una reducción del capital social de 75 millones de acciones, equivalente al 4,9%.

La compañía subraya en la presentación remitida a la CNMV un “mejor entorno macroeconómico” para respaldar la generación y distribución de efectivo.

El resultado neto ajustado, que mide el desempeño de los negocios, se situó en 1.582 millones de euros, con números positivos en todos los segmentos, impulsado por una gestión orientada a la eficiencia, a la vez que la compañía avanzaba en su transformación para alcanzar las cero emisiones netas. Además, en el tercer trimestre batió al consenso de los analistas financieros que siguen la actividad de la compañía, según ha subrayado la firma.

Gracias a su modelo de negocio integrado y a la puesta en marcha del Plan Estratégico 2021-2025, la compañía pudo aprovechar la mejora de los precios de las materias primas. Hasta septiembre, obtuvo un flujo de caja positivo en todos los segmentos y redujo su deuda neta un 9% respecto al inicio del año.

Este desempeño y la generación de caja derivada del escenario de mayores precios de las materias primas, según ha explicado la compañía, han llevado al consejo de administración a proponer a la próxima junta general ordinaria de accionistas una mejora del dividendo en efectivo de un 5%, hasta los 0,63 euros por acción, y una reducción del capital social de 75 millones de acciones, equivalente al 4,9%.

En concreto, el consejo de administración ha acordado someter a la aprobación de la próxima junta el pago en 2022 de una retribución complementaria a los accionistas de 0,33 euros brutos por acción, que se sumaría a la retribución de 0,30 euros brutos por acción (con cargo a reservas libres) cuyo pago está previsto tenga lugar en enero de 2022.

En consecuencia, si dicha propuesta fuera aprobada, los accionistas percibirían en 2022 una retribución de 0,63 euros brutos por acción.

Tras el cierre del trimestre, Repsol actualizó sus ambiciones para acelerar su transición energética, con un incremento de 1.000 millones de euros, hasta el año 2025, en las inversiones destinadas a aumentar la generación eléctrica renovable y la producción de hidrógeno libre de emisiones, e impulsar otras iniciativas bajas en carbono.

“Estamos logrando recuperar la senda de resultados previa a la pandemia, impulsados por nuestra gestión eficiente y la ejecución del Plan Estratégico, a la vez que avanzamos con firmeza en nuestra transformación para ser neutros en carbono en 2050”, ha subrayado el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.