Se valida una teoría de hace 17 años sobre la composición del Sol

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

Observaciones combinadas de ondas magnéticas del Sol desde la Tierra y el espacio validan una teoría de hace 17 años sobre por qué la composición de capa más externa del Sol difiere de la inferior.

Un nuevo artículo publicado en arXiv describe cómo estas ondas magnéticas modifican la composición química en un proceso completamente nuevo para la física solar o la astrofísica, pero ya conocido en las ciencias ópticas, habiendo sido objeto de los premios Nobel otorgados a Steven Chu en 1997 y Arthur Ashkin en 2018. .

J. Martin Laming, astrofísico del Laboratorio de Investigación Naval de los Estados Unidos, comenzó a explorar estos fenómenos a mediados de la década de 1990 y publicó la teoría por primera vez en 2004.

“Es satisfactorio saber que las nuevas observaciones demuestran lo que sucede ‘bajo el capó’ en la teoría, y qué sucede realmente de verdad en el Sol”, dijo en un comunicado.

El Sol está formado por muchas capas. Los astrónomos llaman a su capa más externa la corona solar, que solo es visible desde la Tierra durante un eclipse solar total. Toda la actividad solar en la corona es impulsada por el campo magnético solar. Esta actividad consiste en erupciones solares, eyecciones de masa coronal, viento solar de alta velocidad y partículas energéticas solares. Estas diversas manifestaciones de la actividad solar se propagan o desencadenan por oscilaciones u ondas en las líneas del campo magnético.

“Las mismas ondas, cuando golpean las regiones solares inferiores, provocan el cambio en la composición química, que vemos en la corona a medida que este material se mueve hacia arriba”, dijo Laming. “De esta manera, la composición química de la corona ofrece una nueva forma de comprender las ondas en la atmósfera solar y nuevos conocimientos sobre los orígenes de la actividad solar”.

Christoph Englert, jefe de la División de Ciencias Espaciales del Laboratorio de Investigación Naval de EE. UU., señala los beneficios de predecir el clima del Sol y cómo la teoría de Laming podría ayudar a predecir cambios en nuestra capacidad para comunicarnos en la Tierra.

“Estimamos que el Sol tiene un 91 por ciento de hidrógeno, pero la pequeña fracción representada por iones menores como el hierro, el silicio o el magnesio domina la salida radiativa en los rayos ultravioleta y X de la corona”, dijo. “Si la abundancia de estos iones está cambiando, la salida radiativa cambia”.

“Lo que sucede en el Sol tiene efectos significativos en la atmósfera superior de la Tierra, lo cual es importante para las tecnologías de comunicación y radar que dependen de la propagación de radiofrecuencia sobre el horizonte o tierra-espacio”, dijo Englert.

También tiene un impacto en los objetos en órbita. La radiación se absorbe en las capas de la atmósfera superior de la Tierra, lo que hace que la atmósfera superior forme plasma, la ionosfera, y se expanda y contraiga, lo que influye en el arrastre atmosférico de los satélites y los desechos orbitales.

“El Sol también libera partículas de alta energía”, dijo Laming. “Pueden causar daños a los satélites y otros objetos espaciales. Las partículas de alta energía en sí mismas son microscópicas, pero es su velocidad lo que hace que sean peligrosas para la electrónica, los paneles solares y los equipos de navegación en el espacio “.

Englert dijo que pronosticar de manera confiable la actividad solar es un objetivo a largo plazo, que requiere que comprendamos el funcionamiento interno de nuestra estrella. Este último logro es un paso en esta dirección.

noticias relacionadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.