Torres (BBVA) ve “contraproducente” el impuesto a la banca, porque restringe inversión y crecimiento

Advierte de una “divergencia clara” entre el aumento del 27% del gasto público corriente y el del PIB per cápita (3%) entre 2008 a 2023

BILBAO, 11 (EUROPA PRESS)

El presidente del BBVA, Carlos Torres Vila, cree “contraproducente” aplicar un impuesto a la banca, un sector que ha calificado de “neurálgico”, porque “restringirá la inversión y el crecimiento”.

Durante el Encuentro Deusto Business Alumni, celebrado este viernes en Bilbao, ha recordado que en este asunto es “muy claro”. “Es contraproducente un impuesto como el que se está planteando a la banca”, ha afirmado.

- Publicidad-

En este sentido, ha recordado que el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha destacado “el papel neurálgico que juega la banca en la economía, de cara a la descarbonización y al desarrollo económico”.

“Ponerle un impuesto a un sector neurálgico parece que no ayuda a fomentar que haya más inversión, que haya más crecimiento, sino más bien a restringirlo”, ha manifestado.

Esta es “la razón” por la que considera que “no es una buena idea”, aparte de “otras que tienen que ver con la falta de algo extraordinario en la situación en la que estamos”.

“Los tipo de interés están en niveles extraordinariamente bajos, es cierto que está subiendo y están subiendo rápido, pero lo extraordinario era que fueran negativos, que fueran tan bajos”, ha argumentado.

Además, ha aludido a “otras variables” como el deflactor del PIB, la evolución de las rentas tras la pandemia o el margen de intereses más comisiones del sector bancario, “todavía por debajo de la prepandemia”.

“No estamos viendo nada extraordinario”, ha insistido, a la vez que se ha referido a los “grandísimos resultados” de BBVA en los primeros nueves meses. “Pero no por que hayan subido los tipos de interés en España. Eso ha contribuido muy poquito a la subida, tiene más que ver con otros países”, ha añadido.

Torres Vila ha insistido en que el impuesto la banca “no es buena idea, porque es contraproducente para lo que se pretende”. “Puedo entender que tenemos que cuadrar las Cuentas públicas, que hace falta recursos si entramos en un momento económico difícil”, ha apuntado.

El presidente del BBVA ha esperado “que no” se produzca ese escenario y ha dicho que “más bien estoy viendo una desaceleración”. “Esperemos que, si se reconduce la inflación podamos volver a crecer, ese crecimiento de un 1%, o sea que no estamos en una situación de una gran recesión”, ha agregado.

Tras asegurar que “puede entender este contexto de recaudación, entre comillas”, ha adoptado “una visión histórica” para apuntar que “las cifras de impuestos en España venían creciendo acompasadamente con el PIB per cápita”, mientras en los últimos 15 años, de 2008 a 2023, se ha producido un aumento de la tasa de crecimiento del gasto público corriente del Estado del 27% per cápita en ese periodo mientras la del PIB per cápita “ha crecido un 3%”.

“Es decir, la divergencia es muy clara, y eso también tiene que ver con los síntomas frente a las causas. Si fuéramos más hacia las causas de la desigualdad, igual podríamos tener un sistema en el que no es necesario hacer tanta transferencia para equilibrar y tener una sociedad más igualitaria”, ha explicado.

COYUNTURA ECONÓMICA GLOBAL

El presidente del BBVA ha analizado también la coyuntura económica global y ha asegurado que la situación es “muy incierta” debido a las dinámicas de inflación y a las consecuencias de la invasión rusa a Ucrania y, por lo tanto, se va “a la desaceleración”.

Torres Vila ha destacado que la respuesta de los bancos centrales “ha venido un poco más tarde de lo que hubiera sido necesario”. No obstante, ha subrayado que los mensajes de los bancos centrales es que “están dispuestos a hacer lo que sea necesario y lo hacen”, aunque ha precisado que es “difícil pronosticar las dinámicas de inflación”, si bien ha manifestado que históricamente cuando el IPC sube por encima de un 8% suele tardar entre 40 y 50 meses en caer. “La inflación es la clave y de eso dependerá la política monetaria del BCE”, ha dicho.

En el caso de España, ha apuntado que la situación es de “incertidumbre” y es “muy desafiante lo que hay por delante”, con una inflación que llegó a un “pico muy alto” y ha empezado a bajar.

Tras señalar que se constata una “desaceleración y estancamiento”, ha afirmado que es “difícil pronosticar” la evolución porque el elemento fundamental que usan los economistas son las variables que tienen que ver con el empleo y los números reflejan “una aparente fortaleza” y sigue creciendo la inversión y exportaciones.

No obstante, ha dicho que, si se miran otras variables, el consumo cae un 2,5%, y, desde ese punto de vista, la perspectiva es más negativa y llevaría a un PIB en el tercero y cuarto trimestre que estaría” “plano o con ligerísima caída”. “Ahí vamos a estar”, ha añadido. Las previsiones para España serían un crecimiento del PIB este año del 4,4% y del 1% en 2023.

BBVA

En este contexto, ha señalado que el BBVA mantiene su estrategia de poner “al alcance de todos las oportunidades de esta era”, reforzando su apuesta por la digitalización, la innovación y la sostenibilidad en el largo plazo.

Tras señalar que han captado ocho millones de clientes a nivel mundial en los nueve primeros meses del año, ha reconocido que han reducido oficinas, más de un 40% de reducción de la capacidad de red, pero se ha trabajado mucho en atención remota y digital, lo que les ha permitido tener “un 22% más de clientes y con más satisfacción”.

Por otra parte, ha recordado la apuesta por la sostenibilidad del banco y se ha referido a las inversiones que van a ser necesarias para descarbonizar el planeta, unos 275 millones de millones, que equivale a un 8% del PIB mundial de aquí a 2050.

Según ha apuntado, es una inversión que no la puede hacer el sector público, sino que estima que del orden de dos tercios la tendrá que hacer el sector privado y lo hará porque hay “una oportunidad de negocio para todos y un gran riesgo para el que no lo haga de quedarse fuera”.

No obstante, ha precisado que se requiere de un apoyo público “inteligente” que fije los grandes objetivos -“y en Europa se va por delante”- y después de los incentivos “adecuados” para que “fluya el capital privado” y “quizá” asumiendo “riesgos” que el capital privado no pueda asumir”.

Tras subrayar que los fondos Next Generation suponen “una oportunidad no menor”, pero deberán llegar a la “velocidad debida”, ha añadido que hay proyectos que están “maduros” y no necesitan apoyo pública pero “sí certidumbre jurídica y estabilidad institucional” para “no añadir un riesgo político”. Tras precisar que no habla de España sino, en general, ha manifestado que hay que “tomar muy en serio que los poderes públicos no lancen señales que ahuyenten la inversión”.

Carlos Torres, que ha recordado los objetivos del banco en este ámbito de la sostenibilidad, ha señalado que el compromiso de ser 0 emisiones en el año 2050 es “complicado” porque dependen de que sus clientes lo hagan y si no tendrán que ir “cambiando de clientes”.

Por otra parte, ha subrayado que el sector financiero es “muy sensible” a las necesidades de la sociedad y responden con “soluciones cuando es necesario”. Asimismo, ha indicado que se está en una situación que “nada tiene que ver” con la de hace diez o doce años, ni desde el punto de vista de las familias ni de las empresas que no están tan “endeudadas”.

TIPOS DE INTERÉS

Carlos Torres afirmado que hay “muchísimo más ahorro acumulado” y se mantiene la “fortaleza del empleo”. El presidente del BBVA ha indicado que todo eso hace que no se estén viendo “ninguna dificultad entre los clientes para pagar”, a pesar de la subida de los tipos de interés.

El responsable de la entidad ha afirmado que si se entra “en dificultades” en la economía, el sector hará “lo que tiene que hacer para ayudar a la sociedad a salir de esas dificultades”.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.