Un total de 460.605 hipotecas se registraron en 2020, por importe de 69.222 millones

Se trata de un descenso interanual del 7,5% en el número y del 6,1% en el importe

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Un total de 460.605 hipotecas fueron inscritas registralmente durante 2020, lo que supone un descenso del 7,5% respecto a un año antes, por un importe de 69.222 millones de euros, un 6,1% inferior a 2019, según los datos proporcionados por la Asociación Hipotecaria Española (AHE) en su último Boletín Trimestral correspondiente al cierre del ejercicio pasado.

En el crédito a la adquisición de viviendas, la evolución fue algo más favorable, pues, aunque si se atiende únicamente al número de operaciones inscritas la evolución es muy similar al dato agregado (-7,6%), en términos de capital, en cambio, la actividad mostró un retroceso sensiblemente menor (-0,8%).

La AHE señala que en el balance del año los efectos derivados de las medidas preventivas implementadas para frenar la propagación de la pandemia «claramente» han incidido en el cambio de signo que ha mostrado la evolución de la actividad hipotecaria.

PODRÍA SER MERAMENTE COYUNTURAL

Según explica, puede que al igual que ocurrió en el año previo con la aprobación de la Ley reguladora de los contratos de crédito inmobiliario 5/2019, este punto de inflexión en la evolución de los saldos hipotecarios vivido con la pandemia tenga un carácter meramente coyuntural en tanto se supere la situación.

En el cuarto trimestre, los niveles de actividad hipotecaria presentaron un resultado positivo en términos trimestrales, pese a no terminar de afianzar la recuperación en términos interanuales. En concreto, en este cuarto trimestre del año se inscribieron algo más de 112.300 operaciones, representando un incremento de un 9,7% respecto al trimestre previo, pero, en cambio, una contracción de un 11,2% respecto al mismo periodo del año anterior.

Atendiendo al importe formalizado, esta evolución ha sido más suave respecto al trimestre anterior (+1,6%) y respecto a los 12 meses anteriores (-9,1%).

De forma similar, las operaciones con garantía de vivienda, que supusieron el 74% del total de operaciones hipotecarias, aumentaron un 14,3% en el último trimestre de 2020 en términos trimestrales, hasta las 83.132 hipotecas, mientras que en términos interanuales registraron una caída de un 7,8%.

En cuanto al capital, los 11.286 millones de euros que se inscribieron en el cuarto trimestre apenas supusieron un 1,9% menos que en relación con el año anterior, lo que evidenciaría el suave crecimiento que se viene asistiendo en el endeudamiento medio.

HIPOTECAS FIJAS: SEGURIDAD Y ESTABILIDAD AL DEUDOR

Las operaciones a tipo fijo se siguen consolidando como una opción que aporta seguridad y estabilidad al deudor, aun dentro de este entorno de elevada incertidumbre.

La AHE recoge datos de febrero de 2021, donde las nuevas originaciones con un tipo de interés cuyo plazo de revisión es inferior o igual al año, continúan perdiendo peso, a pesar de seguir constituyendo una opción para el 30% del mercado.

Asimismo, las operaciones mixtas, que mantienen el tipo de interés fijo por un periodo superior al año, pero inferior a los 5 años, también tienen una importante representatividad, pese a haber reducido su peso especialmente en este último año, desde el 26% que representaban en 2019, hasta el 20% actual.

Las operaciones mixtas, cuyo tipo de interés permanece fijo entre 5 y 10 años, se mantienen con una cuota prácticamente testimonial, pues apenas superan el 3% de las nuevas contrataciones.

Por su parte, los préstamos que aplican un tipo fijo por un periodo superior a los 10 años son los que efectivamente han experimentado un fuerte crecimiento a lo largo de estos años, de manera que en febrero de 2021 representaron más del 47% de las nuevas formalizaciones, frente a la cuota del 34% observada en el año anterior o el 1% de hace 6 años.

La asociación hipotecaria subraya que mientras no haya señales claras que evidencien una recuperación completa de las economías de la zona euro, el BCE se mantendrá firme en su posición de apoyar a los mercados a través del mantenimiento de unas condiciones de financiación muy favorables.

LOS PRECIOS EN HIPOTECAS FIJAS SEGUIRÁN «GENEROSOS»

Así, en tanto no sea de esperar subidas de precios en un horizonte del medio plazo, se seguirá favoreciendo un entorno con una generosa oferta crediticia y contratación de préstamos en el campo de operaciones a tipo fijo.

Por otro lado, el boletín muestra que el deterioro ocasionado por las medidas adoptadas para luchar contra la pandemia ha tenido también alguna incidencia sobre las renegociaciones del crédito a la vivienda.

Durante 2020, esta naturaleza de operaciones ha registrado ligeras subidas, en especial durante los meses de mayo y junio cuando alcanzaron una cuota del 18% y del 16%, respectivamente, sobre el número de operaciones formalizadas en esos meses.

Desde entonces, este tipo de operaciones han ido gradualmente reduciendo su incidencia, hasta suponer en febrero de 2021 el 4% de las nuevas contrataciones, muy similar a la tasa de hace un año, cuando se situaba en torno al 3% de la cartera.

A diciembre de 2020, el crédito hipotecario sumaba en balance un saldo de 632.105 millones de euros, que se tradujo en una caída interanual de un 1,8%. Dentro de esta partida, el saldo en libros de bancos y cajas registró un retroceso de un 2%, mientras que el de las cooperativas de crédito presentó una disminución de un 0,1%.

Los datos confirman una moderación en el ritmo de desendeudamiento que ha tenido su reflejo sobre la relación entre el crédito hipotecario y el PIB. Este coeficiente se establece en el 56,4% a diciembre de 2020, frente al 51,7% de finales de 2019, aunque hay que tener en cuenta la extraordinaria caída experimentada en el PIB en este último año por efecto de el Covid, lo que se irá corrigiendo en el horizonte de los próximos años.

LA DUDOSISAD SE MANTIENE

La dudosidad se ha mantenido contenida en prácticamente todas las carteras de crédito, que se explica no solo por la propia evolución favorable de los activos de este tipo, sino que también debe entenderse dentro de este contexto de estímulos a la financiación, que ha llevado aparejado un incremento en el saldo otorgado a la financiación del sector privado residente y más concretamente, en el saldo a las actividades productivas.

También ha influido positivamente en la contención de la dudosidad las medidas destinadas a hogares que han facilitado las moratorias en determinados supuestos.

En este sentido, se aprecia una mejora tanto en términos trimestrales (de 0,1 puntos porcentuales) como en términos anuales (de 0,3 puntos porcentuales) en la tasa de dudosidad del sector privado residente, que se sitúa en el 4,5% a cierre de año.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.