UPN se distancia del PP y ve “difícil” votar en contra de la reforma laboral en el Congreso

Pese al ‘no’ de ERC y Bildu, el Gobierno ya va sumando más apoyos que votos en contra para convalidar el decreto ley

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

Unión del Pueblo Navarro (UPN), con dos diputados en el Congreso, no prevé en principio votar en contra del decreto de la reforma laboral, ya que ve “difícil” rechazar un acuerdo suscrito por los agentes sociales, tanto la CEOE como los sindicatos CC.OO. y UGT, con lo que se desmarca así de su socio electoral del PP, que se mantiene en el ‘no’.

Según han informado a Europa Press fuentes de la formación navarra, la dirección de UPN todavía no ha celebrado una reunión para fijar el sentido de voto, pero reconocen su disposición a permitir la convalidación de la reforma en el Congreso, bien con su apoyo o con su abstención: “Es difícil que votemos que no”, aseguran.

Foro Asturias, el otro de los socios de los ‘populares’, sí que confirma a Europa Press que, al igual que el PP, está en el voto en contra ya que, según recuerdan, su formación apoyó la normativa laboral de 2012 que ahora se busca modificar con el decreto del Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos.

Así, pese a que el Gobierno ha anunciado su intención de priorizar al bloque de investidura y Presupuestos para sacar adelante la votación en el Congreso, hasta el momento ha encontrado menos rechazo en formaciones que dieron la espalda hace unas semanas a sus cuentas.

ALIADOS FUERA DEL BLOQUE DE PRESUPUESTOS

Además de UPN, también Ciudadanos, el tercer socio de la coalición Navarra Suma, está dispuesto a apoyar la reforma laboral en el Congreso, siempre y cuando el Gobierno no acuerde con sus socios modificaciones posteriores. Eso sí, Pablo Cambronero, exdiputado de Cs que ahora forma parte del Grupo Mixto, aún no ha decidido su voto y no descarta nada.

Tanto el PRC como Nueva Canarias, con un diputado cada uno en el Grupo Mixto, se sitúan en el voto a favor, mientras que Coalición Canaria, que aún no ha decidido su postura, no se plantea votar en contra valorando el alcanzado con la patronal y los sindicatos mayoritarios.

Desde Compromís también descartan “en principio” el voto en contra, al reconocer que la reforma laboral incluye medidas positivas. En todo caso, aseguran que sus expectativas eran más altas y, dado que esperaban una reforma “bastante más profunda”, buscarán un acuerdo con las “fuerzas progresistas” para poder “apretar más” al Gobierno y modificar el texto.

El PDeCAT, que cuenta con cuatro votos, tiene también descartado el voto en contra. Su portavoz, Ferran Bel, señala que su valoración de la reforma “de entrada, no es negativa”, pues nace del acuerdo de sindicatos y patronal y no supone una derogación de la reforma del PP –CiU, partido original de esta formación, apoyó la normativa impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy–.

VOTACIÓN A PRINCIPIOS DE FEBRERO

Así las cosas, y con más apoyos y abstenciones que votos en contra, el Gobierno ya va logrando margen para convalidar el decreto ley, cuya votación se calcula para la primera semana de febrero. Y todo ello sin Esquerra Republicana y EH-Bildu, socios presupuestarios que, junto con el BNG o la CUP, han rechazado por insuficiente el acuerdo de patronal y sindicatos.

Ese posible voto en contra de ERC, Bildu y BNG eleva a 161 votos la oposición al decreto ley, contando con el PP (88), Vox (52), Foro Asturias (1) y la CUP (2). Y el Gobierno, que arranca con 154 diputados –Unidas Podemos aún no ha hecho efectivo el relevo del diputado Alberto Rodríguez, inhabilitado por el Supremo–, superaría el bloque del ‘no’ sólo con los nueve votos de Cs y los de PRC y NC (165 en total), a la espera de confirmarse el respaldo de Teruel Existe.

En cuanto al PNV, insiste en reclamar la prevalencia del convenio autonómico en caso de resultar mejoras en condiciones de trabajo. “Sin que esto esté solucionado nosotros no vamos a apoyar la reforma”, subrayan los nacionalistas.

Esa demanda también la comparte el PDeCAT, que en todo caso prefiere resolver esa cuestión en otra norma para no arriesgar el acuerdo de la reforma laboral con modificaciones no deseadas. También busca esta modificación Junts (4), cuya portavoz, Elsa Artadi, ha reconocido que, en los términos actuales, tampoco pueden dar apoyo al decreto.

También se muestran críticos con el Gobierno desde Más País-Equo, socio habitual del Gobierno, desde donde se reconoce que “aún las posiciones están alejadas” como para dar su aval en la votación en el Congreso.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.