Díaz cree que no es “justo” que el 1% más rico pague menos impuestos sobre su renta que el 20% más pobre

Fedea explica que esto es así por el mayor peso de las rentas del capital y del ahorro entre los más ricos, con una tributación menor

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, considera que no es “ni justo ni razonable” que el 1% de los hogares más ricos pague menos impuestos sobre su renta que el 20% más pobres y ha abogado por que “quien más tenga, más pague”.

“Necesitamos avanzar en una fiscalidad más justa para luchar contra la desigualdad. Que quien más tenga, más pague”, ha señalado la vicepresidenta segunda en un mensaje publicado en la red social ‘X’ –conocida anteriormente como ‘Twitter’–.

- Publicidad-

De acuerdo con un informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), recogido por el diario económico ‘Cinco Días’ este lunes, el 1% de los hogares más ricos paga menos impuestos sobre su renta que el 20% de los más pobres.

Pero no solo eso, el estudio elaborado por el profesor titular de Hacienda Pública de la Universidad Complutense de Madrid e investigador asociado de Fedea, Jorge Onrubia; por Julio López Laborda (Universidad de Zaragoza y Fedea) y por Carmen Marín (Fedea), refleja que este 1% de hogares más ricos son los que en 2021 menos pagaron impuestos sobre su renta de entre todos los grupos de población.

LOS HOGARES MÁS RICOS DEDICAN MÁS A AHORRO QUE A CONSUMO

Esto se debe a dos razones principales, según ha explicado Jorge Onrubia a Europa Press. La primera es que los hogares más ricos dedican una menor proporción de su renta al consumo y más al ahorro.

De hecho, desde Fedea se alerta del carácter regresivo de la imposición indirecta (por ejemplo, el IVA). Así, mientras que para el 20% de hogares más pobres pesan más los impuestos indirectos que los directos –14,2% frente al 13,9%–, el peso de los impuestos indirectos en el 1% de los hogares más ricos es del 1,6%, frente al 22,3% de impuestos directos.

La segunda razón de que el 1% más rico pague menos impuestos sobre su renta que el resto es que la estructura dual del IRPF, dividido en la base general (salarios, pensiones, autónomos, alquiler…) y la base del ahorro (dividendos, letras del Tesoro…) provoca un elemento de regresividad que se refleja especialmente en el peso de la tributación de los hogares con más rentas.

Mientras la imposición sobre la base general es progresiva –cuanto más aumenta, por ejemplo, el salario, más se tributa–, la impuesta sobre la base del ahorro se sitúa en unos niveles de entre el 19% y el 26%, muy por debajo de los tipos máximos de la base general.

Teniendo en cuenta que el 63% de la renta bruta del 1% de los hogares más ricos está ligado a rentas del capital y solo el 30% a rentas del trabajo, cabe deducir la notable distancia en la tributación entre, por ejemplo, sus salarios (con una imposición más alta que puede llegar al entorno del 50%) y sus ahorro (con una tributación más baja, que como máximo asciende al 26%).

SUBIR IMPUESTOS A EJECUTIVOS PROVOCARÍA UN “ÉXODO” DE PROFESIONALES

“El problema es que hay mucha distancia entre la tributación del ahorro y de la base general”, ha remarcado Onrubia. Así, en su opinión, el problema no son los salarios de los altos ejecutivos, sino las distancias en el IRPF entre las rentas de capital y el que soporta la base general.

Con todo, cree que la solución no pasa por subir salarios de ejecutivos, tal y como se ha llegado a plantear desde Sumar, y ha alertado que esto provocaría un “éxodo” de profesionales cualificados de España hacia otros países.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.