El Transcantábrico vuelve a ponerse en marcha recorriendo el norte de España

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El Transcantábrico Gran Lujo de Renfe inicia este martes los viajes de la temporada 2024 con los que recorrerá la cornisa cantábrica española. Este auténtico tren rodante ofrecerá salidas de ocho días entre San Sebastián y Santiago de Compostela y rutas cortas de cuatro días.

Este ferrocarril es un referente internacional en el segmento de los Trenes Turísticos de Lujo. Y es que bordo del mismo el viajero puede disfrutar de arte y naturaleza, paisajes y la mejor gastronomía a lo largo de varias regiones españolas.

El tren empezó a circular en julio de 1983 entre León y Matallana de Torío y, a lo largo de los más de cuarenta años de servicio, interrumpidos únicamente por la pandemia, se ha consolidado como uno de los trenes turísticos más reconocidos del panorama internacional del turismo ferroviario de lujo.

- Publicidad-

Los viajes de El Transcantábrico Gran Lujo transcurren en la actualidad entre San Sebastián y Santiago de Compostela. Ofrece salidas de 8 días (7 noches) entre las dos capitales y rutas cortas de 4 días (3 noches) que se inician en Oviedo y concluyen en San Sebastián o entre Santiago de Compostela y Gijón.

Todos los viajes incluyen alojamiento a bordo del tren en Suites Gran Lujo y una amplia oferta gastronómica que abarca los desayunos, comidas y cenas a bordo o en restaurantes seleccionados, visitas guiadas, entradas a monumentos y espectáculos, actividades a bordo, guía multilingüe durante todo el recorrido y autobuses para desplazamientos.

La composición actual del tren es de siete coches cama, cuatro coches salón y un coche cocina. Su capacidad máxima es de 28 plazas distribuidas en 14 lujosas suites dobles que pueden ser utilizadas también en triple.

Las zonas comunes de El Transcantábrico Gran Lujo se distribuyen en un gran comedor en el que los viajeros degustan los selectos platos que se elaboran en la propia cocina del tren. También se ha habilitado un Salón Pub donde cada noche se ofrece música en directo y se organizan fiestas diversas, así como un coche-bar.

Por lo que respecta a los espacios privados, las 14 habitaciones que comercialmente se han denominado Suites Gran Lujo cuentan con un dormitorio con una amplia cama, armario ropero y maletero, un pequeño salón con televisor, así como ordenador con conexión a Internet y un cuarto de baño con ducha, entre otros elementos.

PRIMER TREN TURÍSTICO DE ESPAÑA.

La concepción y el nacimiento de El Transcantábrico, primer tren turístico de España y el primero del mundo en ancho métrico, supuso un reto en el panorama ferroviario español y una apuesta arriesgada y novedosa por recrear el ambiente de los trenes de la Belle époque.

La empresa que gestionaba el tren cuando se diseñó era Feve, la compañía de ferrocarriles de vía estrecha que en 2013 se integró en Renfe. El primer viaje de El Transcantábrico se realizó a finales de julio de 1983 entre León y Matallana de Torío.

El nombre del tren se inspiró en la obra homónima del escritor leonés Juan Pedro Aparicio, que relataba un viaje del Hullero, el antiguo tren de pasajeros que circulaba diariamente entre León y Bilbao por la histórica línea de La Robla, creada originariamente para transportar carbón de las cuencas leonesas y palentinas hasta las factorías siderúrgicas bilbaínas.

Para la construcción de El Transcantábrico se rescataron, y remodelaron para adaptarlos al nuevo uso, coches antiguos, algunos de gran valor histórico, que estaban almacenados en diversos talleres y hangares. En concreto, fueron cuatro coches Pullman que en 1927 había encargado construir la compañía que entonces gestionaba los ferrocarriles vascos a la empresa británica The Leeds Forge.

En los primeros viajes el tren circuló con tres coches salón (Salón I, Salón II y Coche Bar), en 1985 se le añadiría el cuarto Salón, el Coche Pub. Posteriormente, en 1992 estos coches pasarían a llevar el nombre de cuatro de las comunidades que atravesaban (País Vasco, Cantabria, Asturias y Galicia).

En paralelo, se construyeron cuatro coches cama a partir de remolques de automotores diésel MAN. Inicialmente, cada uno de esos coches disponía de siete compartimentos de literas y un cuarto de baño de uso común.

En 1999 se realiza una gran transformación en el tren, impulsada por los cambios que solicitaban los clientes, que supuso que los compartimentos de literas se convirtieran en confortables habitaciones con baño privado completo.

NUEVOS TRENES PARA NUEVOS VIAJEROS.

Año a año el Transcantábrico se fue consolidando como producto de turismo ferroviario de lujo y se fueron incorporando cambios acordes con los nuevos tiempos, manteniendo en todo momento la imagen de tren turístico clásico.

La elevada demanda de viajes hizo que sus responsables decidieran construir un segundo tren, que también con la marca El Transcantábrico, se puso en marcha en el año 2000.

Así, ambos trenes circularon con la denominación comercial de El Transcantabrico I, que realizaba la ruta de San Sebastián a Santiago y viceversa y El Transcantabrico II que hacía el trayecto León – Bilbao – Ferrol – Santiago y viceversa. Ambas rutas tenían una duración de 8 días (7noches).

A finales de 2009 se añadió a los dos productos El Transcantábrico un coche cocina-almacén que dotaba a los trenes de una mayor versatilidad al ofrecer la posibilidad de cocinar a bordo.

En 2010 los responsables del producto deciden transformar El Transcantábrico I para convertirlo en El Transcantábrico Gran Lujo, cuyos viajes discurrían entre San Sebastián y Santiago de Compostela.

El Transcantábrico II se mantuvo con la denominación El Transcantábrico Clásico, que circulaba en los dos sentidos entre León y Santiago.

Ambas ofertas se mantuvieron hasta 2022, con la salvedad de las temporadas 2020 y 2021, durante las que los trenes no circularon por la pandemia. Ese año Renfe decidió mantener exclusivamente el producto El Transcantábrico Gran Lujo mientras que El Transcantábrico Clásico dejó de circular entonces con esa denominación y comercialmente se transformó en el Costa Verde Express.

Además de las rutas que realizaban, las diferencias entre los dos convoyes radicaban básicamente, en la composición, amplitud y decoración del tren. Mientras el Clásico ofrecía un total de 27 habitaciones la oferta del Gran Lujo era de 14 exclusivas suites con salón privado, dormitorio con cama de matrimonio y cuarto de baño completo.

A lo largo de su trayectoria, este ferrocarril ha sido galardonado con innumerables premios entre los que destacan la Medalla de Plata al Mérito Turístico, y el Trofeo Internacional de Turismo, Hostelería y Gastronomía ‘New Millennium Award’.

En la actualidad cuenta con la Q de Calidad que otorga el Instituto para la Calidad Turística Española, ICTE y la certificación ISO 9001 de AENOR que garantiza el buen servicio al cliente.

noticias relacionadas.