Evento XTB Investors Day. 30 expertos en el mayor evento de bolsa e inversión del año analizan el futuro económico de España

Se ha celebrado este pasado sábado 17 de abril y retransmitido por Negocios TV, la 7ª edición del evento Investors Day de XTB, el bróker online líder en España y uno de los mayores brókers cotizados del mundo, con más de 15 años de experiencia en el Mercado. El XTB Investors Day 2021 es el mayor evento online para inversores en nuestro país sobre las nuevas tendencias del mundo de la inversión y los mercados; 12 horas de ponencias, entrevistas y análisis con los principales referentes del sector financiero, más de 30 expertos en economía y Bolsa, gestión de fondos o estrategias de inversión, de la talla de Daniel Lacalle, José María Gay de Liébana, José Carlos Díez, Gonzalo Bernardos, Lola Solana, Luis Vicente Muñoz, Pablo Gil, José María O’Kean o Henrik Lumholdt, entre muchos otros.

Un evento en el que hemos podido conocer las últimas tendencias de inversión y mercados financieros, el futuro económico de España, qué medidas urgentes habría que adoptar para reducir el desempleo, alternativas de inversión, cómo afectan las políticas monetarias a la recuperación y otras cuestiones enormemente relevantes para nuestra economía.

Si no has podido seguir el evento en directo o te perdiste parte de la jornada, puedes acceder a todas las ponencias, entrevistas completas y a más de 18 horas de contenidos adicionales en la web de XTB o en el siguiente enlace.

Daniel Lacalle. “Se puede y se debe criticar al BCE si lo está haciendo mal”

El economista Daniel Lacalle, en su análisis de los mercados internacionales ante la crisis de la pandemia, ha destacado que lo más sorprendente para él ha sido lo abrupto de la caída y la fuerte recuperación. Para Lacalle, el gran éxito del año pasado fue no salirnos completamente cuando los mercados se estaban desplomando, reorientar las carteras y ser conscientes de que la política monetaria más la política fiscal iba a tener un peso mucho más fuerte sobre las valoraciones de los activos de riesgo y los múltiplos sobre los que cotizan tanto las bolsas como las rentabilidades exigidas a los bonos. En cuanto a la normalización de los tipos de interés en Europa (ya llevamos cinco años de tipos cero impuestos por el BCE), en opinión del economista deberían darse tres factores y los tres a la vez: un crecimiento económico sostenido, una mejora del empleo, también clara y sostenida; y respecto a la inflación, ajustar los tipos de interés a lo que exige realmente el mercado, no a lo que establecen las políticas ultraexpansivas de los Bancos Centrales, tan reacios a subir los tipos en épocas de crecimiento. Habría que tener en cuenta también otros factores intrínsecos importantes, como el envejecimiento demográfico (el 20% de la población de la Eurozona es mayor de 65 años); la sobrecapacidad que, estímulo tras estímulo, se ha generado en sectores que normalmente lideran la inflación; o el aumento del coste de la vida, esos bienes no replicables que compramos cada día y que ya estaba subiendo desde antes del covid-19.

Críticas al BCE que son una llamada a no callarse, porque son críticas constructivas y necesarias. Lacalle se rebela contra esa especie de consenso silencioso que impide criticar la política monetaria del BCE o la UE, porque nunca se equivocan, y eso además te convierte en antieuropeísta. “Una ridiculez”, para Daniel Lacalle, porque lo que se está haciendo en realidad es blanquear esas políticas que tienen efectos negativos sobre el crecimiento, la productividad y el empleo, mientras apuestan por activos de altísimo riesgo como los bonos soberanos. También somos reacios en España a hablar de “recortes” en los PGE. Decimos que no se puede recortar porque todo es gasto social, cuando en realidad existe una enorme cantidad de duplicidades (y multiplicidades), subvenciones innecesarias, gastos políticos, etc. en el Estado y las Comunidades Autónomas. Hay mucho donde recortar, solo hay que administrar con más eficiencia y sentido común. Igualmente, para paliar este paro estructural inaceptable que soportamos desde 1980 (media del 16%), lo que hay que hacer es reducir el coste de contratación, liberar recursos y reducir las trabas burocráticas. Es decir, facilitar la contratación, especialmente la de los jóvenes.

José Carlos Díez. “Es urgente que España entre en la economía digital”   

Para el economista José Carlos Díez, la situación creada por la pandemia está perjudicando en mayor medida a España, cuya recuperación económica va a ser más lenta que la del resto de países de la Unión Europea. Y esto es porque las restricciones a la movilidad, tanto a nivel interno como entre países, así como la lentitud en la vacunación (“escandalosa”, para Díez), están teniendo un fuerte impacto negativo en una economía como la nuestra, en gran medida basada en el sector turismo (que incluye también logística, autobuses, líneas aéreas, alimentación…). Esto nos obliga a centrar nuestra estrategia en otros sectores, sobre todo los relacionados con un componente tecnológico mayor. Es una grandísima oportunidad para España de entrar en la gran revolución tecnológica que es la economía digital. Es ahí donde se está creciendo y creando la mayor cantidad de empleo en el mundo; empleos, además, de calidad, mejor pagados, más cualificados y para los jóvenes, el colectivo más castigado y el que nos tiene que sacar de la crisis. Pero eso hay que hacerlo apostando de verdad por la tecnología y por la creación de empresas tecnológicas. Este es el motor que necesitamos para impulsar la recuperación económica. Por supuesto, contando también con la ayuda de la UE, que para España siempre es solución, nunca problema. Esos fondos europeos suponen una gran oportunidad para fortalecer nuestras infraestructuras digitales, para no seguir quedándonos atrás en el desarrollo del 5G, la gestión de datos o la inteligencia artificial. Todo ello tiene un coste altísimo en capital humano y en conocimiento, por lo que es fundamental apostar por la formación y la educación en digitalización. Una educación universitaria práctica y enfocada a la empresa. Esto es lo que lo que va a posibilitar que demos el salto para acercarnos a los países más desarrollados (Alemania, Países nórdicos, Corea del Sur, Israel…), es ahí donde debemos dedicar todas nuestras energías y nuestra estrategia económica.

Respecto al futuro de España en los próximos meses, José Carlos Díez se declara prudentemente optimista. Pendientes de la vacunación y de salvar la temporada turística de verano, aunque vamos muy justos. La recuperación en Europa va más lenta (es una economía más abierta, muy dependiente del exterior) que en países como Estados Unidos o China. En clave de inversiones, esta recuperación va a ser positiva; el consejo de Díez es estar en la mayor diversificación y número de monedas posible, y en Europa intentar no estar en deuda pública. En su opinión sí hay que entrar en riesgo, bien gestionado, estamos viendo que hay una burbuja desproporcionada en las empresas tecnológicas y en el Nasdaq; hay expectativas en el bitcoin; pero sobre todo hay que entrar en la economía real. Y apostar por aumentar el tamaño de las empresas españolas (sufrimos un excesivo porcentaje de empresas de menos de 50 empleados); ese es el gran secreto de la economía española, y la clave del nuevo proyecto personal de Díez, el fondo de capital riesgo LuaFund: ayudar a esas empresas a crecer en innovación, en capital, en sostenibilidad, en número de empleados, en calidad de empleo… 

Pablo Gil. “Ya no hay inversión sin riesgo, por eso hay que conocer el mercado”

Por su parte, el Estratega Jefe de XTB España, ha analizado en su intervención la sorprendente recuperación de las bolsas pese a la debacle económica, que no solo han recuperado el terreno perdido en apenas unos meses, sino que han llegado a cotizar en máximos históricos. Por supuesto, uno de los factores determinantes ha sido las medidas sin precedentes que han implantado los Bancos Centrales, y un incremento nunca visto de la masa monetaria que ha financiado todo tipo de proyectos de salvación por parte de los gobiernos. Paquetes de estímulos fiscales que han permitido sacar adelante programas cono los ERTE o reducir el castigo impositivo, salvar a determinados sectores o compañías estratégicas, etc. Todo ello ha provocado un revulsivo espectacular, que ha eliminado prácticamente el impacto negativo del covid en términos económicos y ha dado lugar a esa dicotomía tan grande entre la situación económica respecto a la situación financiera.

En este sentido, Pablo Gil ha comentado algunos de los factores que definen la situación del mercado actual, de cara a los inversores. Llevamos muchos años en un entorno de represión del ahorrador, que lo único que provoca es pérdida del poder adquisitivo; y por otro lado, podemos decir que ya no existe la inversión con poco riesgo (como las Letras del Tesoro o los Bonos a corto plazo), de modo que o inviertes en activos como la bolsa (que en sí tiene una prima de riesgo más elevada que aquellas Letras o Bonos) o el dinero pierde valor paulatinamente. Por eso es importante invertir conociendo esos riesgos, y es fundamental hacerlo con una metodología de inversión. Uno de los mayores errores de los inversores es proyectar la situación actual a futuro, en un entorno en el que existen ciclos. Lo más importante siempre es saber en qué fase del ciclo te encuentras, y eso está determinado por factores como las valoraciones bursátiles, el sentimiento de los inversores, el tipo de posicionamiento en las carteras, la duración de los ciclos, entender cuáles son los catalizadores de riesgo y poder medirlos en todo momento para saber dónde estamos. No hay frase más cara en el mundo financiero que “esta vez es distinto”. Siempre nos mueven los mismos instintos, y hay que saber identificarlos y gestionarlos. Para ello hay que tener una buena educación financiera. Pablo Gil apunta las cuatro claves del buen inversor: conocer el entorno macro, metodología de inversión (análisis gráfico y análisis cuantitativo), gestión del riesgo (lo que determina el éxito o el fracaso de un trader) y finalmente saber gestionar la presión psicológica (que nos puede llevar a tomar decisiones erróneas).

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.