EY bajo lupa tras la segunda mayor quiebra de la historia de Suiza

Los auditores de EY están siendo investigados al no dar la voz de alarma sobre compras multimillonarias de joyas y tras aprobar enormes pagos a empresas opacas en paraísos fiscales en los años previos a una de las mayores quiebras empresariales de la historia de Suiza.

Zeromax, un conglomerado con sede en el cantón suizo de Zug, tenía un imperio empresarial en Uzbekistán con intereses que iban desde el procesamiento textil hasta la extracción de gas natural y que lo convirtieron en el mayor empleador del país asiático, llegando a representar el 10% del producto interior bruto.

Se derrumbó en 2010 en medio de una lucha por el poder político en Tashkent, dejando deudas, según se ha descubierto recientemente, de más de 5.600 millones de francos suizos (6.100 millones de dólares). Esto la convierte en la segunda mayor quiebra de la historia en Suiza, después de la de Swissair en 2001. Al menos 2.500 millones de francos suizos de sus activos siguen desaparecidos, según los acreedores.

Debido a la opacidad del sistema jurídico suizo y al régimen de divulgación de las empresas, los detalles de la compleja estructura del grupo y la laberíntica red de sociedades de cartera en el extranjero sólo están saliendo a la luz ahora, mientras los acreedores frustrados presionan para recuperar los activos perdidos.

Docenas de documentos vistos por el Financial Times, incluyendo informes policiales, extractos bancarios corporativos, correos electrónicos internos y recibos, así como reclamaciones hechas en litigios en curso, plantean preguntas particulares sobre el trabajo de la asociación suiza de EY, que dio a Zeromax un certificado de buena salud financiera para 2005, 2006 y 2007.

La firma continuó siendo empleada como auditora de Zeromax durante otros tres años hasta que la empresa se derrumbó, pero no publicó ninguna otra opinión de auditoría sobre sus cuentas anuales.

EY Suiza ha sido demandada en Zug por 1.000 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios por el fondo de cobertura estadounidense Lion Point Capital, que adquirió un tramo de la deuda pendiente de Zeromax de la masa de la quiebra en 2019, dijeron al FT abogados familiarizados con el caso. Lion Point declinó hacer comentarios.

Mientras tanto, cientos de acreedores europeos -incluyendo muchas pequeñas empresas en Alemania y Europa central- todavía se les debe miles de millones en total por Zeromax.

EY se negó a responder a las preguntas detalladas del FT sobre su papel en la auditoría de las cuentas de Zeromax.

La empresa dijo: “Las decisiones judiciales en Uzbekistán en 2010 provocaron una expropiación de facto de los activos de Zeromax y su quiebra. Este asunto es objeto de un litigio en curso y EY Suiza defenderá enérgicamente su posición frente a reclamaciones vejatorias. No podemos hacer más comentarios”.

Joyas en la caja de seguridad

Zeromax estuvo en su momento estrechamente vinculada a Gulnara Karimova, hija del ex presidente uzbeko Islam Karimov. Karimova, una extravagante mujer de la alta sociedad conocida en su día como la “princesa” de Uzbekistán, niega cualquier relación con la empresa. Está encarcelada en Tashkent desde 2015, tras caer en desgracia con el nuevo régimen uzbeko.

Zeromax se constituyó en Delaware en 1999 y se redomiciliaron en Suiza en 2005, con el propósito declarado de canalizar inversiones en una serie de sectores industriales uzbekos.

Los inversores se sintieron aliviados por el hecho de que la empresa estuviera domiciliada en Suiza y fuera auditada por una de las mayores empresas de contabilidad del mundo.

Sin embargo, las cuentas muestran que en los cuatro años anteriores a su colapso, muchos de los fondos que pasaron por la empresa fueron a parar a una extensa red de entidades opacas en el extranjero. Muchas de ellas canalizaron dinero a Uzbekistán, pero otras no lo hicieron.

Algunas transacciones parecen especialmente difíciles de explicar como gastos empresariales.

En 2006 y 2007, por ejemplo, Zeromax gastó más de 13 millones de dólares en joyas de lujo, incluyendo 2 millones de dólares sólo en la tienda de Christian Dior en Ginebra. Los dos años siguientes, gastó otros 25 millones de dólares en joyas, incluidos 6 millones en la joyería británica Graff Diamonds.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.