News Ticker con Pausa

¿Qué hace falta para que el EURUSD vuelva a la paridad?

María Marcos (Monex)


El debate en torno a la vuelta del EURUSD a la paridad ha resurgido recientemente entre los operadores y analistas de divisas por primera vez desde 2022, cuando, en agosto, el par rompió este nivel psicológico por primera vez en dos décadas y cotizó por debajo de él durante casi tres meses. En aquel momento, hubo tres factores principales que empujaron al par por debajo de la paridad: los diferenciales de tipos, los riesgos de recesión y los precios de la energía. Aunque el diferencial entre los tipos de la Eurozona y los de Estados Unidos no es muy distinto del de 2022, el contexto económico en el que se produce es muy diferente. Hace dos años, la Eurozona se enfrentaba a crecientes riesgos de recesión a medida que aumentaban las medidas de inflación, lo que significaba que el dólar era más atractivo que el euro, no solo por su mayor rendimiento, sino también por su menor riesgo. Ahora, la inflación de la Eurozona está convergiendo de nuevo hacia el objetivo, mientras que los indicadores de crecimiento, como los PMI preliminares de abril, señalan una reaceleración. Además, a pesar de que las tensiones geopolíticas siguen siendo elevadas, los precios de la energía son relativamente bajos en comparación con los máximos de 2022. En consecuencia, aunque el debate sobre si el par puede volver a la paridad se ha reabierto recientemente, lo que ha llevado a los mercados de opciones a valorar un 18,2% de probabilidad de que esto pueda lograrse, frente a solo un 10% a principios de mes, creemos que es necesario un deterioro importante de las tensiones geopolíticas o una nueva ampliación de los diferenciales de tipos para que este riesgo se materialice.

En cuanto a las tensiones geopolíticas, es probable que se requiera una escalada significativa que desencadene una subida sustancial de los precios de la energía, hasta el punto de que el petróleo alcance o supere los 100 dólares por barril, para que el EURUSD caiga hasta la paridad. Esto se debe a que, como gran importador de energía, este resultado probablemente provocaría otra ronda de presión sobre los fabricantes y consumidores de la zona euro en un momento en que las condiciones económicas siguen siendo frágiles. Este efecto sobre el crecimiento debería compensar cualquier impacto inflacionista de la subida del petróleo, un factor ya mencionado por el responsable de política monetaria del BCE, Villeroy de Galhau, que no debería disuadir al BCE de recortar los tipos. Esto ampliaría tanto el diferencial de crecimiento como el de tipos en la misma medida que en 2022, provocando una caída del EURUSD hasta la paridad.

El diferencial de tipos de interés ofrece otra vía por la que el EURUSD podría volver a romper la paridad. En lo que respecta al BCE, si bien la reticencia a recortar los tipos antes que la Fed proporcionaría al euro cierto apoyo a corto plazo, probablemente aumentaría el riesgo de recesión en el futuro, lo que llevaría a un ciclo de flexibilización final más rápido. Esto, si se combina con unas condiciones en EE.UU. que justifiquen que la Fed siga adoptando un enfoque menos profundo, podría hacer que los tipos swap a 2 años se ampliaran en mayor medida que en 2022, lo que llevaría al EURUSD a volver a tocar mínimos históricos. Un ciclo pragmático de relajación del BCE también podría hacer retroceder al EURUSD a través de la paridad si coincide con datos que apoyen que la Fed no recorte los tipos este año e incluso un riesgo residual de nuevas subidas.

Con todo, creemos que los eventos recientes apoyan la idea de que la vuelta del EURUSD a la paridad es ahora más factible que a principios de mes. No obstante, la necesidad de un mayor deterioro de las tensiones geopolíticas o una mayor divergencia de las expectativas sobre los tipos de interés para que este riesgo se materialice, nos llevan a valorar un escenario base más constructivo para el euro a corto plazo. Dicho esto, nuestras previsiones actuales para finales de mes sitúan al EURUSD en el nivel de 1,07, mientras que esperamos que la confluencia de estos factores descritos puedan arrastrar al par hasta el 1,05 a finales del 2T de 2024.

noticias relacionadas.

- Publicidad -