Bruselas aclara que el sistema de dos pasos que exige Rusia para pagar el gas viola las sanciones

Hungría acepta seguir el método que exige el Kremlin

La Comisión Europea ha aclarado este jueves que aplicar el sistema de dos pasos que requiere el Kremlin para efectuar los pagos de gas supone una violación de las sanciones de la Unión Europea contra Moscú porque implica una intervención con el banco central ruso, una condición que Hungría ha anunciado que acatará.

“La cuestión es qué pasa si una compañía cumple las condiciones previstas en la modalidad el decreto ruso. Esto implicaría que la compañía paga en una divisa que sería transformada por una entidad rusa o una organización rusa”, ha detallado un portavoz comunitario en rueda de prensa, que ha añadido que durante un tiempo Rusia tendría el control sobre ese dinero, que después transformaría en una cuenta en rublos. “Esto es una violación de las sanciones”, ha incidido.

El decreto del Kremlin establece que las empresas deben efectuar los pagos de gas en dos pasos obligatorios, lo que les obliga a abrir dos cuentas bancarias. Una primera operación en la que se efectúa la transacción en euros a través de una cuenta y una segunda operación en la que esta cuantía se convierte a rublos en otra cuenta bancaria, por lo que se considera que el pago solo ha sido completado tras la conversión a la divisa rusa.

“Las autoridades rusas han desarrollado un sistema sofisticado que implica que, al final, las compañías pagarían en una divisa pero el pago no se habría completado hasta que no ha sido convertido en rublos”, ha expuesto el portavoz comunitario, que ha matizado Bruselas no tendría control sobre los tipos de cambio y ni el plazo de tiempo.

El Ejecutivo comunitario alerta de que el proceso entre dos cuentas bancarias en el que se cambia el euro a rublos implica operar con el Banco de Rusia, después de que la UE decidiera que no se podrá vender, suministrar, transferir o exportar billetes de euros a Rusia o a cualquier persona física o jurídica, entidad u organismo en Rusia, incluidos el banco central del país, como parte de las sanciones contra Moscú.

Desde Bruselas advierten de que sería “decisión de Moscú determinar” si la transacción ha sido finalizada por lo que la empresa no tiene garantías de que el pago haya sido completado y, además, inciden en que Rusia puede hacer cualquier operación con ese dinero, ya que no hay un límite de tiempo hasta que tenga que convertirlo en rublos en la segunda cuenta, por lo que podría especular con él.

Fuentes comunitarias han admitido que corresponde a los Estados miembros poner en práctica las sanciones y asegurar que se cumplen. La Comisión Europea, en tanto que guardiana de los Tratados, podría actuar y expedientar a un país de la UE si considera que no hace todo lo necesario para cumplir con esas sanciones, pero por ahora no ha dado señal de que ningún país comunitario se encuentre en esta situación.

Según los datos del Ejecutivo comunitario, a los que se refirió ayer la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el 97% de la empresas europeas tienen un contrato en euros o dólares. Por lo que el decreto del Kremlin de pagar con el modelo en dos fases, y finalmente en rublos, supondría un incumplimiento de estos contratos.

La Comisión Europea descarta tener información actualmente sobre compañías que ya hayan infringido estas sanciones, según ha indicado otro portavoz comunitario. En todo caso, Bruselas se resiste a entrar a analizar las consecuencias legales de aplicar los requisitos establecidos por el Kremlin en la ejecución de pagos de los contratos de gas con Rusia.

El Gobierno de Hungría ha confirmado este jueves que utilizará el sistema de pagos puesto en marcha por Rusia para pagar en rublos las importaciones de petróleo y gas, pese a la batería de sanciones impuestas contra Moscú por su invasión militar de Ucrania.

El secretario de Estado para la oficina del primer ministro, Gergely Gulyas, ha detallado que Budapest “pagará en euros (en una cuenta) en Gazprombank, lo que Gazprombank convertirá en rublos”, según ha recogido la agencia de noticias Bloomberg.

Así, ha manifestado que Hungría hará esto “junto a otros nueve naciones” y ha hecho hincapié en que “cumple al pie de la letra con la política de sanciones de la Unión Europea (UE)”, después de que el bloque se haya pronunciado en contra del sistema para el pago en rublos.

Esta misma semana, la compañía de gas estatal rusa Gazprom anunció el cese de suministro a Polonia y Bulgaria ante la negativa de los respectivos países a pagar en rublos, un corte que la firma rusa anunció que ejecutaría a partir del 27 de abril, tras rechazar pagar los servicios a través del sistema de dos pasos del decreto de Moscú.

Esta actuación fue denunciada por Von der Leyen como un “chantaje inaceptable” de Rusia y advirtió de que las empresas que paguen en la divisa de Moscú violarán las sanciones, lo que podría tener consecuencias legales para estas compañías.

A finales de marzo, el Gobierno ruso firmó un decreto mediante el cual se establece que el pago del gasoducto ruso suministrado a partir de abril debería realizarse exclusivamente en rublos.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.