Sumar presiona al PSOE para lograr unos PGE ambiciosos y hacer permanentes impuestos a la banca y eléctricas

También pone el foco en avances en vivienda y remarca que ahora el acuerdo está lejos con su socio: “Tenemos diferencias”

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Sumar ha reclamado este lunes al PSOE lanzar unos nuevos Presupuestos Generales del Estado para 2024 “ambiciosos” y exige incluir una serie de propuestas, como hacer permanente los impuestos a la banca y las energéticas, extender los permisos de maternidad y paternidad a 20 semanas, potenciar la política de vivienda y elevar el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), indicador de ayudas sociales, un 3%.

Así lo ha desgranado el portavoz de la formación, Ernest Urtasun, para desgranar que las negociaciones con su socio en el Gobierno son intensas pero que, ahora mismo, tienen diferencias manifiestas en diversos apartados para las cuentas públicas, teniendo claro que no pueden ser unos meros presupuestos de mera gestión sino de avance de derechos sociales.

- Publicidad-

Y es que una vez logrado la aprobación de la Ley de Amnistía en el Congreso, un hito importante de este mandato, ahora la prioridad es “garantizar” que esta legislatura “no va de aguantar”, sino de “mejorar la vida de la gente con medidas ambiciosas”.

Concretamente, Urtasun ha desglosado que Sumar pide un aumento significativo de la financiación en dependencia, hacer permanente los tributos extraordinarios al sector financiero y eléctrico, apremiando además al PSOE a que en el caso de las eléctricas suprima la bonificación del impuesto si acometen determinadas inversiones.

Además, ha relatado que en fiscalidad, uno de los elementos centrales para Sumar en los futuros PGE, se necesita avanzar a un mayor gravamen a las rentas del capital en el IRPF y “reducir los agujeros” actuales en el Impuesto de Sociedades para que no haya desequilibrio entre la tributación, en términos porcentuales, de las grandes compañías respecto a las pymes.

En el caso del IPREM, el portavoz de Sumar ha desgranado que debe incrementarse en un 3% para que las prestaciones sociales no pierdan poder adquisitivo si la inflación crece en proporción similar y también ha marcado como prioridad dar un salto cualitativo en política de vivienda.

ALEGACIONES AL ÍNDICE DE PRECIOS EN VIVIENDA

Específicamente, ha reivindicado que se necesita un índice de precios ambicioso para regular el alquiler y ha avanzado que Sumar ha presentado alegaciones al mecanismo aprobado por el Ministerio de Vivienda, que detallará este martes el grupo parlamentario en el Congreso.

A su vez, Urtasun ha marcado que deben regularse los alquileres de temporada y los pisos turísticos, aspectos que quedaron “cojos” en la actual ley de vivienda, y desplegar inversión para incrementado el parque público de vivienda asequible.

Finalmente, ha apuntado otra propuesta para que el Instituto de Crédito Oficial tenga un papel destacado en la financiación de inversiones para reindustrializar el país.

SIN “LÍNEAS ROJAS” PERO ASUME QUE AHORA ESTÁN “LEJOS” DEL ACUERDO

En consecuencia, Urtasun ha puntualizado que Sumar no afronta esta negociación con “líneas rojas”, pero es fundamental progresar en justicia fiscal y la agenda social. Por tanto, Sumar quiere cerrar cuanto antes un acuerdo con el PSOE, pero reconoce que ahora “están muy lejos” de ese horizonte en varias materias.

Urtasun ha explicitado que tienen “diferencias de fondo” conocidas con el PSOE en varias materias y que, tras el resultado de la izquierda en Portugal, es necesario ser conscientes de que los Presupuestos no pueden ser solo de gestión sino de “transformación”.

Cuestionado por la queja de los ‘comunes’ de que ERC reclama que apoyen los presupuestos autonómicos en Cataluña a cambio de su sí a las cuentas estatales, Urtasun ha replicado que la postura presupuestaria en Cataluña se decide en dicha comunidad y que serán respetuosos con lo que acuerde su aliado político.

Es más, ha enfatizado compartir el criterio de los comunes de rechazar el proyecto turístico del Hard Rock en Tarragona, que defiende el PSC, dado que es lesivo medioambientalmente y supone un modelo de trabajo “profundamente precarizado”.

noticias relacionadas.