Codere reduce un 5,8% sus pérdidas trimestrales, hasta 91,5 millones

Codere registró unas pérdidas de 91,5 millones de euros durante el primer trimestre de este año, un 5,8% inferiores a las del mismo periodo de 2020, debido principalmente a los cierres relacionados con el Covid-19, el aumento de los gastos en pasivos financieros y, en menor medida, a la devaluación de sus monedas operativas frente al dólar.

Según ha explicado la compañía, su negocio continúa afectado por el impacto de la pandemia, que sigue siendo severo en muchos de los países donde opera, con cierres actualmente totales de sus operaciones en Italia, Argentina y Uruguay, y restricciones operativas en el resto de sus mercados.

Como consecuencia, el grupo obtuvo en el trimestre unos ingresos operativos de 127,2 millones de euros, un 54,3% por debajo del año anterior.

La operación en Italia permaneció clausurada este periodo, lo que se refleja en una caída de 60,2 millones de euros en los ingresos; mientras que los cierres en México y Panamá han supuesto bajadas del 63,5% hasta los 22,1 millones, y del 60,1% hasta los 5,8 millones, respectivamente.

Debido también a las restricciones, Argentina cayó un 41,4%, hasta los 38 millones, y España un 34,3%, hasta los 26,6 millones.

Entre enero y marzo, la compañía alcanzó un resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado de 3,5 millones de euros, un 92,7% por debajo que en el mismo trimestre en 2020.

El margen de Ebitda decreció hasta un 2,7% en este tiempo, 14,4 puntos porcentuales menos en comparación interanual, debido a que la falta de ingresos no ha podido ser compensada totalmente por el descenso de los gastos operativos, a pesar de las significantes medidas para la eficiencia y el ahorro de costes implementadas durante la pandemia, que han supuesto una reducción interanual del 46,4%, hasta los 123,7 millones en este primer trimestre.

En términos de capacidad, a cierre de trimestre el número de máquinas operativas del grupo era de 30.201. En este periodo se han mantenido abiertas 114 salas de juego, 975 salones recreativos, 182 puntos de apuestas deportivas y 5.864 bares.

La compañía espera retomar plenamente la operación entre junio y julio de este año, aunque en el caso de Argentina la reapertura podría demorarse más.

Las operaciones que han podido retomar su actividad han mostrado una alentadora recuperación de los ingresos en el periodo en que no han estado afectadas por los cierres, particularmente España, Panamá, o Argentina y Uruguay.

También el negocio online refleja un “sólido” crecimiento, con una crecida interanual del 23,6%, hasta los 19,8 millones en los tres primeros meses del año.

El pasado 22 de abril la compañía alcanzó un acuerdo con sus acreedores, denominado ‘lock-up agreement’, ratificado posteriormente por su junta de accionistas y con el apoyo ya de un porcentaje suficiente de bonistas, por el cual inyectarán hasta 225 millones en el grupo y capitalizarán hasta 367 millones de la actual deuda.

Estos nuevos recursos cubrirían, según las estimaciones actuales de la compañía, sus necesidades de liquidez hasta la reapertura total del negocio.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.