España pide a sus socios en la UE “más ambición” para el Cielo Único que gestionará el tráfico aéreo europeo

BRUSELAS, 3 (EUROPA PRESS)

España ha pedido este jueves “más ambición” a sus socios en la Unión Europea en el diseño del futuro ‘Cielo Único’ que los Veintisiete deben negociar con el Parlamento europeo para contar con un sistema común para la gestión del tráfico aéreo europeo, un proyecto que la Comisión Europea relanzó tras años bloqueado por las diferencias entre Estados miembro.

“(El Cielo Único) nos interesa mucho porque puede aportar mucha más seguridad en la navegación, ganar en conectividad y reducir emisiones contaminantes. Celebramos este debate y vamos a pedir mayor ambición”, ha explicado el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, en una declaración sin preguntas a su llegada a la reunión de ministros de Transporte de la UE en Luxemburgo, la primera que celebran de manera presencial desde el inicio de la pandemia por coronavirus.

Ábalos ha explicado que España tiene “mucho interés” en la mejora de la gestión del tráfico aéreo europeo porque el sector turístico aporta “mucha riqueza” al país, que cuenta con grandes recursos en seguridad aeronáutica e infraestructuras aeroportuarias y también apuesta “fuertemente” por la conectividad.

Más tarde, en el debate con el resto de ministros del bloque, Ábalos ha detallado algunos de los elementos en los que España querría ver más avances, por ejemplo en lo que se refiere a la regulación económica para la prestación de servicios de navegación aérea y su supervisión.

También ha apuntado entre los intereses de España en la negociación que el papel del gestor de la red sea “más importante”, que haya una “mejor coordinación de los recursos europeos” y también una “mayor adopción de las tecnologías digitales ATM para seguir mejorando el rendimiento y calidad de los servicios”.

En este sentido, el ministro español ha insistido en la importancia de asumir “reformas ambiciosas” en el marco del Cielo Único para poder “afrontar con garantías” tanto los retos del futuro como medidas para evitar los problemas de capacidad del pasado.

“España cree que los problemas de capacidad y demoras del pasado terminarán repitiéndose si las reformas no se introducen de forma decisiva y ambiciosa”, ha avisado Ábalos a sus socios en la UE, antes de recalcar la “necesidad urgente” de mejorar la eficiencia medioambiental de las operaciones aéreas y la limitación actual en la capacidad del espacio aéreo.

Por ello, ha considerado que es momento de “avanzar en las medidas necesarias” a pesar de la baja demanda que está sufriendo el sector aéreo europeo por el impacto de la pandemia y ha apuntado como asunto clave que el sistema de navegación sea “eficiente, resiliente y adaptable” a circunstancias imprevistas.

REVISIÓN POR NEGOCIAR

Los ministros de Transportes de la UE han consensuado este jueves en Luxemburgo el enfoque general para la negociación con el Parlamento europeo de varios elementos del llamado ‘Cielo Único’, que Bruselas trató de revivir el pasado año con una nueva propuesta revisada.

El Ejecutivo comunitario llamó a retomar el proyecto con el reto de descongestionar el cielo europeo para reducir costes, pero también con el objetivo de recortar hasta un 10% de las emisiones contaminantes que genera el sector.

El modelo de Cielo Único dio sus primeros pasos hace dos décadas pero la Comisión Europea ha tenido que hacer frente en varias ocasiones a la falta de implicación de los Estados miembro, que llegaron a bloquear el último intento de revisión promovido por el Ejecutivo comunitario en 2013 y que ahora retoma con varios cambios.

La comisaria de Transportes, Adina Valean, confió en el momento de presentar su nueva propuesta que esta vez la tramitación fuera más ágil por los ajustes introducidos pero además porque con la salida de Reino Unido despareció también uno de los principales escollos de la negociación: la gestión del aeropuerto en Gibraltar que enfrentaba a Madrid y Londres.

La propuesta de Bruselas abandona los bloques funcionales de espacio aéreo (FAB) –que estructuraban el tráfico en función de los flujos aéreos y no de las fronteras nacionales_al considerar que ha quedado contrastado que no funciona.

Pero no solo aboga por reorganizar la gestión de las trayectorias de vuelo, sino por estimular la innovación digital con la apertura del mercado de servicios de datos en el sector para que esta reforma aproveche la apuesta que la UE quiere hacer por las transiciones digital y ecológica.

La Comisión plantea, por ejemplo, que los Servicios de Información Común incluyan también a los aparatos no tripulados –drones– del mismo modo que integra los datos de aparatos tripulados a partir de los que proporcionan los proveedores de servicios de navegación aérea a un coste marginal.

También pide más peso para Eurocontrol porque defiende que centralizar la gestión del espacio aéreo mejora la capacidad de reacción en momentos de crisis y para optimizar el diseño y fluidez del espacio aéreo común.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.