Imaz percibió 4,24 millones como consejero delegado de Repsol en 2021 y Brufau 2,773 millones como presidente

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El consejero delegado de Repsol y único miembro ejecutivo del consejo de administración de la compañía, Josu Jon Imaz, percibió una retribución total de 4,24 millones de euros en 2021, un 15% más que los 3,685 millones de euros del ejercicio precedente, mientras que el presidente, Antonio Brufau, ganó 2,773 millones de euros, un 0,47% menos.

Según consta en el informe anual de remuneraciones de los miembros del órgano rector de la petrolera remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), de esta cifra total percibida por Imaz, 1,2 millones de euros correspondieron al sueldo, mientras que 1,36 millones de euros fueron en concepto de retribución variable a corto plazo y 773.000 euros a largo plazo.

Además, el directivo percibió 177.000 euros en otros conceptos de remuneración fija, así como otros 177.000 euros por pertenencia a comisiones del consejo.

Asimismo, en la retribución se incluyen 254.000 euros por remuneración por sistemas de ahorro, cantidad que no ha sido percibida en metálico en este ejercicio, sino que son aportaciones que realiza la compañía a un fondo a acumular por el directivo, otros 265.000 euros en concepto de beneficio bruto de las acciones o instrumentos financieros consolidados y otros 34.000 euros por otros conceptos.

Repsol obtuvo unas ganancias récord de 2.499 millones de euros en 2021, cerrando así la crisis por la pandemia en 2020 y volviendo a niveles preCovid, impulsado por su modelo de negocio integrado y el alza de las materias primas.

IMAZ MANTENDRÁ SU RETRIBUCIÓN FIJA EN 2022.

En el caso de la retribución fija de Imaz para 2022, el consejo del grupo ha acordado mantener el mismo importe de 2021, es decir 1,2 millones de euros. Esta retribución fija del consejero delegado no ha variado desde su nombramiento, en 2014.

En lo que respecta a la retribución variable anual a corto plazo para el ejecutivo de la compañía, el consejo de administración de Repsol aprobó en su reunión del pasado 16 de febrero un esquema basado en objetivos, métricas y ponderaciones vinculadas a los resultados económicos, pero también a metas en la implantación de la estrategia del grupo y a objetivos de descarbonización y sostenibilidad -con un peso del 25% en el total incluyendo medidas como el desarrollo de capacidad de generación renovable y otras plataformas ‘Low Carbon’ o el índice de accidentabilidad-.

No obstante, en el escenario de cumplimiento de objetivos del 100%, Imaz percibirá 1,2 millones de euros en concepto de retribución variable a corto plazo, aunque el consejo tiene la facultad de modular, hasta un máximo de un 20% al alza o a la baja, el resultado final de esta retribución, en atención de la calidad de los resultados, el desempeño individual u otras cuestiones, pudiendo alcanzar esta retribución los 1,44 millones de euros.

VINCULACIÓN A OBJETIVOS DE TRANSICIÓN ENERGÉTICA.

Por otra parte, el órgano rector de la compañía también aprobó las métricas, objetivos y pesos para el tercer ciclo de su incentivo a largo plazo, para el periodo 2022-2025, incluyendo una vinculación del 40% de esta retribución variable a largo plazo de los directivos de la empresa a objetivos alineados con la transición energética.

En concreto, se ponderará un 30% la reducción del índice de intensidad de carbono respecto a 2016, en línea con los nuevos objetivos marcados por la compañía a finales del año pasado en su ‘Low Carbon Day’ (15% en 2025) y en un 10% el alcanzar una capacidad de generación renovable en línea con sus nuevos objetivos (6 GW en 2025).

En este sentido, el incentivo a largo plazo 2022-2025 fijado para Imaz es del 120% de su retribución fija, en una proporción de 68.090 acciones de Repsol y 720.000 euros.

Este importe se podrá modular, hasta un máximo del 20% al alza o a la baja también, de acuerdo con la calidad de los resultados o el desempeño individual, pudiendo así ascender hasta 81.708 acciones del grupo y 864.000 euros en caso de sobrecumplimiento de los objetivos.

Por su parte, la retribución total del presidente de la compañía, Antonio Brufau, en 2021 fue de 2,773 millones de euros, un 0,47% menos que en el año anterior.

De esta retribución de Brufau, 2,5 millones de euros correspondieron a la remuneración fija que tiene estipulada y 273.000 euros a otros conceptos. La remuneración fija del presidente no ha variado desde 2015.

La remuneración total del consejo de administración de Repsol en 2021, en el que se contabiliza la retribución de las 17 personas que a lo largo del ejercicio han sido miembros del órgano rector, ascendió a un total de 11,13 millones de euros, un 5,4% más que los 10,56 millones de euros del año pasado.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.