Mutua y su sonoro fracaso en el asalto a UBS España

Comenzó con el segundo semestre de 2020 y termino con el año. Aunque lo nieguen desde Mutua en distintos círculos, todavía están en Suiza perplejos ante la oferta realizada por Mutua Madrileña para quedarse con la división de UBS en España. 50 millones de euros por todo el negocio local, según fuentes cercanas a la entidad suiza.

La reunión y la negociación duró más bien poco en el tramo final. ¿Porqué ese precio que resulta ridículo? Porque Mutua sabía, tras analizar los datos de negocio de UBS que los clientes de la entidad suiza no se quedarían en la entidad ni querrían en un altísimo número que su dinero pasara a ser gestionado por la Mutua, en el fondo, una entidad de seguros de coche. Sin el glamour de la entidad centro europea.

Por poner en contexto. El acercamiento de Mutua llega después de dos hitos importantes para la banca privada y para la gestión de patrimonios. Por un lado, tras cerrar Safra Sarasin las negociaciones por la unidad española. Y por otro tras acercarse Mutua, tras una ampliación superior a los 30 millones, a distintas entidades Robo Advisor. Con mayor detalle, a Indexa.

SAFRA SARASIN QUIERE ENTAR EN ESPAÑA

El primer punto, el de Safra Sarasin, es importante para entender lo que está pasando ahora alrededor de UBS. La entidad se acercó a la división española de UBS porque quiere desembarcar en nuestro país y aunque UBS le repitió en reiteradas ocasiones que no quería vender, todo tiene precio. Pero en el trabajo de Due Diligence, Safra Sarasin vio que el precio en el que UBS podría dar salida al negocio de España está en el entorno de 200 millones de euros, para empezar a hablar.

Esa cantidad tiene sentido al ver el tamaño de UBS en nuestro mercado. Es el primer banco patrimonial después de los grandes bancos españoles (Santander, CaixaBank, Banca March, BBVA, Bankinter y Sabadell), con un patrimonio gestionado superior a 20.000 millones de euros, según los cálculos del sector. 

Y un punto añadido. Aunque el nuevo CEO de UBS, Ralph Hamers, está mirando la rentabilidad de cada región, España tiene una dirección suficientemente potente como defender el negocio local frente a la matriz. Pablo Díaz Megías tiene peso suficiente como para imponer en Suiza que, aunque todo tiene precio en la vida, UBS España no se toca. Toda una vida en la entidad y conociendo los entresijos de la banca patrimonial como nadie, fuentes cercanas a UBS le ven con mucha fuerza para sacar adelante un envite que no sea de una cantidad tal que permita justificar una venta.

MUTUA BUSCA ENTRAR EN EL NEGOCIO DE GESTION PATRIMONIAL

El segundo hito es clave. Mutua viene buscando abrirse a la gestión patrimonial desde hace más 2 años. Su plan tiene varias vertientes. Una de ellas es encarar mediante un robo advisor al inversor pequeño y mediano. Indexa encajaba en esa jugada pero no cuajó. El precio, entorno a los 30 millones de euros para una gestión de 699 millones de euros de aportación neta de clientes.

¿Como puede ser que el esfuerzo entre comprar un robo advisor o la división en España de UBS tuviera una diferencia de unos 20 millones de euros? Todavía están pensándolo en Suiza. Pero la razón fundamental, como comentaba al inicio, está en la fidelización de clientes. Muy alta en un robo advisor, por el perfil del inversor, bajísima en el caso de UBS.

Mutua llegó a la negociación pensando que UBS quería quitarse de encima España sí o sí. Pero pronto entendió que tenía una visión equivocada de lo que estaban pensando en el gigante suizo. Ahora Mutua tiene que mover ficha, pero en un mercado muchísimo más movido. Donde hay tantos nombres compradores que el precio y las opciones se reducen mucho y no parece haber alternativa a guardar el proyecto en un cajón.

¿QUIEN EN POSICIÓN COMPRADORA? ¿QUIEN EN VENDEDORA?

Lombard Odier, Singular Bank, BNP Paribas, Deutsche Bank, Safra Sarasin, Mapfre (Abante Asesores) o AndBank están mirando el mercado con atención. Pero voluntad de verdad de entrar en una operación de semejante magnitud sólo la tienen Safra Sarasin y BNP Paribas. Sobre todo el banco francés tras el fichaje de Gonzalo Antón, llegado desde Bankinter.

La cuestión es el precio. UBS no tiene intención de pensarse nada que no esté por encima de 200 millones de euros y con un proyecto que pueda gustar también a Pablo Díaz y gran parte de su equipo. Fuentes de UBS señalan que el ruido de llamadas en los últimos 8 meses ha sido importante y que los clientes no ven con buenos ojos estas informaciones alrededor de la entidad. Pero que la situación está ya controlada comunicativamente.

La otra entidad que no vería con malos ojos una venta es A&G. Y Deutsche Bank puede estar tanto en el lado comprador como abierto también a escuchar. Al final, todo tiene un precio. El tema es quien quiere pagar ese precio ahora mismo en España. Mutua, no.

noticias relacionadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.