Consumidores, empresas, gobiernos y sociedad civil reclaman la economía circular para convertirla en realidad

El director senior de política ambiental de Coca-Cola, Ben Jordan, asegura que la sostenibilidad está «en todo» lo que hace la empresa

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Empresas, gobiernos, sociedad civil y consumidores están empujando e impulsando la economía circular para convertirla en una realidad que suponga una oportunidad y ventaja competitiva para la economía y la ciudadanía, según han coincidido varios expertos este miércoles en el foro ‘Wake Up Spain’.

En su intervención en la mesa redonda ‘Cómo impulsar la competitividad en España desde la economía circular’, el director sénior de Política Ambiental de The Cocacola Company, Ben Jordan, ha afirmado que el propósito de la empresa es «refrescar el mundo» para lo que el concepto de sostenibilidad está incluido en todo lo que hace la compañía desde un enfoque sistémico para avanzar en la economía circular.

Jordan ha explicado así la innovación y cambios que la economía circular está generando en Coca-Cola en concreto en el empaquetado, un aspecto que tiene gran impacto para la compañía que se propuso en 2018 una estrategia en ese sentido que ha fijado objetivos para 2025 y 2030.

Los dos millones de toneladas de envases diarios a los que se ha referido el directivo están cambiando su diseño. En concreto, ha expuesto los avances logrados por Coca-Cola a nivel mundial de modo que el 60% de las botellas y latas introducidas en el mercado son rellenables, recuperables o reciclables, una cifra que en España se eleva hasta el 77,8%. Sin embargo, Jordan cree que esto «no es suficiente» sino que quiere que se pueda recuperar y recicla cada una de las botellas y latas que venden de aquí a 2030.

«Estamos constantemente pensando en diseño de embalaje sostenible», ha asegurado el directivo que recuerda el compromiso empresarial de que en 2025 todo su empaquetado sea reciclable y que al menos los materiales de su packaging sean un 50% reciclados en 2030. De hecho, ha afirmado que en España el 99,6% del embalaje ya es reciclable.

Por otro lado, ha añadido que se ha propuesto reducir sus emisiones de gases contaminantes y adoptar medidas para lograr la neutralidad de carbono en 2040 así como devolver el agua empleada en su producción, ya que es un recurso «esencial» para Coca-Cola. Por ello, ha precisado que entre 2010 y 2019 devolvió el 100% del agua utilizada en la fabricación de sus bebidas al medio ambiente. La cifra en España se incrementó hasta el 129%.

Además, ha puesto sobre la mesa la relación entre cambio climático y economía circular, aspecto sobre el que ha destacado la necesidad de cambiar la relación entre crecimiento económico e impacto ambiental por parte de todas las empresas a través de estrategias de crecimiento compatibles con un objetivo de impacto ambiental cero.

En su intervención, ha valorado que la población entiende las amenazas y el desastre que puede suponer el cambio climático y por ello los consumidores «reclaman oportunidades» ya que tienen una mentalidad «responsable». «Empresas y consumidores deben entender la oportunidad», ha concluido.

Por eso, ha observado que el consumidor es cada vez más exigente con el valor de futuro de los productos que consume, por lo que Coca-Cola quiere que tengan opciones elegir en función de los beneficios y oportunidades que perciban. «El balance entre competencia y colaboración aumentará en el futuro», confía.

CIRCULARIDAD, MÁS QUE RECICLAJE

Por su parte, el fundador de Terra Cycle, Tom Szaky, ha subrayado la importancia de desterrar la idea de que la economía circular es solo una forma de evitar residuos y reciclar, porque «no acaba ahí» sino que es necesario ir más allá y augura que con la innovación se puede ahondar en la economía circular y en como los consumidores y las empresas se relacionan con los productos. «Debemos consumir con un balance con el planeta. Debemos, como consumidores, buscar productos circulares», opina.

A su juicio este es un «momento histórico» en el que «el poder» está en manos de los individuos, cuando compran o votan, tienen capacidad de elegir el futuro que quieren.

Desde el punto de vista de la Administración, el director de Economía Circular del iHOBE, José María Fernández, ha defendido que el sector industrial vasco está «avanzado y preparado» para el reto de la economía circular pero es importante que las administraciones participen y den señales, mientras que el papel de los consumidores debe pasar por prestar atención al compromiso diario que pueden desarrollar.

«Queda mucho recorrido pero estamos en buen camino», confía el representante de la agencia ambiental del País Vasco que ha subrayado la importancia de la colaboración público privada.

Desde la sociedad civil, el director ejecutivo de Greenpeace, Mario Rodríguez, ve preciso «cambiar el chip» y opina que la economía circular es «la mejor forma de plasmar lo que es sostenibilidad desde un punto de vista práctico».

«No hay otra opción que la transición ecológica», ha asegurado, porque hay una conexión directa entre emergencia climática y economía circular que permitirá evitar las consecuencias de la emergencia climática. «La responsabilidad da vértigo, pero este es el momento, sin duda», ha apostillado.

La sesión ha estado moderada por el estratega político y exasesor de Barack Obama Juan Verde que ha explicado la apuesta del nuevo presidente estadounidense Joe Biden que invertirá casi 3 trillones de dólares en cuatro años para reconstruir mejor la economía tras la pandemia.

El evento Wake Up Spain, organizado esta semana por El Español, ha contado también con la asistencia del vicepresidente de Sostenibilidad de Coca-Cola European Partners, Joe Franses, quien en una mesa redonda este martes destacó que la próxima década será crítica en el proceso de la descarbonización y expuso que las compañías deben ir «más allá de sus propios negocios» y diseñar objetivos que impliquen a toda la cadena de valor.

Frances se refirió también a la importancia para la empresa que tiene el packaging y a su impacto en la descarbonización pero también para sus partners como proveedores y consumidores. «Estamos viendo cómo los principales países europeos están muy alineados con la transición ecológica. Y países como España, en particular, tienen políticas muy ambiciosas en este sentido. La pregunta es si podemos acelerar este proceso», señaló.

En definitiva, Franses ha mostrado la conciencia de responsabilidad de las empresas como Coca-Cola que en su opinión «han de actuar como agentes del cambio no sólo en su propia operativa, sino para toda su cadena de valor».

Durante el miércoles por la tarde, el vicepresidente y general manager de Coca-Cola Iberia, Juan Ignacio de Elizalde, repasará la adaptación a los nuevos escenarios que ha acometido la empresa a consecuencia de una pandemia inesperada que, sin embargo, les ha hecho ser más «ágiles, más dinámicos, más valientes» para ajustar más su portafolio de productos al consumidor. También ha recordado las acciones para tratar de ayudar a la hostelería y para favorecer la recuperación emocional de los más afectados por la crisis.

En este contexto, desarrollará como el consumidor ha cambiado en este 2020 y ahora es más previsor a la hora de comprar y está más concienciado en la necesidad de adoptar hábitos más saludables.

Elizalde apuntará las inversiones de la empresa en España en los últimos años –más de 400 millones de euros– y ha ofrecido las cifras de empleo directo e indirecto de la compañía.

En materia de sostenibilidad, Elizalde confirma en Wake Up Spain el compromiso de alcanzar la neutralidad de las emisiones de Coca-Cola en España en 2040 y como paso intermedio un 30% en 2030. «Queremos liderar el camino hacia la economía circular, comprometiéndonos a recoger cada envase que ponemos en el mercado», ha dicho el directivo.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.