Garamendi pide medidas “muy realistas” con la “inflación desbocada” por la guerra para que no sea estructural

Advierte de que subir los salarios según la inflación puede “ahogar” a las empresas

SEVILLA, 9 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, ha pedido este miércoles al Gobierno medidas que sean “muy realistas” sobre los efectos de la invasión de Ucrania por parte de Rusia en la economía, ya que “influye en esta inflación desbocada”.

Según Garamendi, el alza de los precios es un proceso que “venía dándose anteriormente” pero, al verse agravado, hay que ver “cómo esa inflación se mantiene como coyuntural, aunque sea más larga de lo que pensamos, pero que no acabe siendo estructural porque tendríamos un problema en este país muy importante”.

Así se ha pronunciado Garamendi este miércoles en un acto con empresarios en Sevilla, donde ha avisado de que con esta guerra, Europa ha reaccionado porque está en juego “el futuro de la libertad y la democracia”, pero su defensa “tiene consecuencias económicas”.

“Estamos posicionados con la libertad, pero la libertad significa un esfuerzo y tenemos que ser muy responsables. Se lo pedimos a empresarios, sindicatos y Gobierno para tener unas políticas que sean muy realistas porque tenemos que ser conscientes de pasar este bache para levantar el vuelo”, ha subrayado.

Así pues, ha citado cómo la guerra está influyendo en los precios de la cerámica, el aluminio, componentes de coches, piensos, fertilizantes o cereales, con “empresas muy afectadas”, así como compañías internacionales que han cerrado sus operaciones o tiendas en Rusia, ya que “cuando la marea sube, sube para todos”.

Sobre los precios de la energía, ha reflexionado que “Europa renunció a ser autónoma en energía”, lo que ejemplifica en el cierre de centrales nucleares en Alemania o de carbón en España en los últimos años, por lo que “cuando se depende del petróleo o del gas”, se produce una escalada de precios.

“MODERACIÓN SALARIAL”

Garamendi ha apuntado que, debido a la inflación que ya había en el plano internacional antes de la guerra, reclamaban “moderación salarial” para no vincular la subida de los precios a los sueldos. Ahora, ante las demandas de los sindicatos para subir los sueldos en los convenios sectoriales, ha pedido aún más precaución. “Cuidado con ahogar a las empresas porque lo que tenemos que hacer es superar el bache”, ha subrayado.

Así pues, aunque ha destacado la capacidad de negociación de su organización, con acuerdos sobre la reforma laboral, el teletrabajo o la dependencia, ha pedido “moderación” porque “si se suben los salarios en función de la inflación, lo que haremos es estructurar la inflación y perdemos todos”.

“No es bueno que se hable de relacionar las subidas salariales con la inflación. Es algo que hace mucho tiempo que hemos ido abandonando en muchísimos convenios, algo que está fuera porque se ha demostrado que es peligrosísimo hablar de esto. Hay que hablar de productividad, competitividad, absentismo, formación”, ha concluido.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.