La CNMV duda de la capacidad de crear valor de las criptomonedas a largo plazo y alerta de sus riesgos

Buenaventura advierte del crecimiento de potenciales fraudes financieros y dice que se trabaja ya en un Plan de Acción contra esas prácticas

BILBAO, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente de la CNMV, Rodrigo Buenaventura, se ha mostrado escéptico sobre la capacidad de generar valor de las criptomonedas para inversiones a largo plazo y cree que “si una criptomoneda es volátil y rentable no durará como moneda y, si dura, dejará de ser rentable”. En este sentido, ha advertido de que la información sobre los riesgos de estos productos parece casi siempre “oculta” por los mensajes de “enriquecimiento rápido” a través de redes sociales.

Buenaventura ha realizado estas manifestaciones en Bilbao, donde ha participado en la jornada Norbolsa Markets Forum 2021, de manera previa a inaugurar una delegación de la CNMV en la capital vizcaína.

En su intervención, el presidente de la CNMV ha aludido al cambio tecnológico y la nueva dinámica de los mercados de capitales, ya que el “segundo eje” que está transformando el sector financiero es la digitalización.

Según ha apuntado, el desarrollo de nuevas tecnologías, donde destaca la tecnología DLT o blockchain, está haciendo aparecer “nuevos e interesantísimos modelos de negocio casi cada semana”, y ha añadido que está permitiendo, “más allá de la eficiencia” que supone el empleo de la tecnología, el acercamiento de los mercados financieros a inversores e incluso sectores de la población que “antes estaban alejados de los mismos”.

Rodrigo Buenaventura ha subrayado que la tecnología DLT conlleva “ganancias en términos de eficiencia, eficacia y seguridad”, pero ha advertido de que no se deben perder, sobre todo desde el punto de vista de los supervisores, “los riesgos asociados” y, en concreto, se ha referido a las criptofinanzas, el trading colectivo y los fraudes financieros.

El presidente de la CNMV ha señalado que las finanzas descentralizadas son una realidad “cada vez mas presente” y son “en sí mismas positivas” y cree que en “muy poco tiempo” habrá cripto-bonos, cripto-participaciones de fondos de inversión o incluso activos reales (inmuebles) tokenizados.

CRIPTODIVISAS

Buenaventura se ha centrado en las criptodivisas, que son activos no regulados hasta la fecha, y, “más importante aún, que carecen de una corriente de flujos, de pagos que determinen un valor intrínseco”. Según ha apuntado, eso los asemeja más a divisas que al resto de instrumentos financieros, pero con la “importante diferencia” de que sus depósitos no pagan interés.

El presidente de la CNMV se ha mostrado escéptico sobre la “aportación y capacidad de creación de valor de las criptomonedas para los inversores a largo plazo”, más allá de aprovechar periodos de volatilidad “intensa”, como el actual, que pueden “producir ganancias o pérdidas”. A su juicio, las únicas criptomonedas que pueden conservar “algún valor” a largo plazo son las que acaben convirtiéndose en medios de pago “comúnmente aceptados”, bien sea en pagos internacionales o locales.

Buenaventura cree que, en ese momento, su valor deberá estabilizarse para cumplir esa función de medio de pago. “El triunfo o consolidación de una criptomoneda en el futuro, en términos de aceptación, vendrá inseparablemente asociada a la estabilización de su valor, lo cual supone que dejará de ofrecer rentabilidad y pasará a ofrecer estabilidad. Si una criptomoneda es volátil y rentable no durará como moneda y, si dura, dejará de ser rentable”, ha indicado el presidente de la CNMV, que cree que “sólo una parte infinitesimal de las miles de criptomonedas que circulan en la actualidad hoy en día pueden aspirarse a convertirse en medios de pagos generalmente aceptados”.

Tras precisar que “todo son hipótesis”, ha manifestado que la formación de precios en este tipo de productos carece de unas “mínimas garantías” a diferencia de acciones o de otros instrumentos financieros. Según ha apuntado, nada impide que alguien “manipule conscientemente” la cotización de cualquier criptomoneda, bien con “transacciones o informaciones falsas”.

Buenaventura ha indicado que la información sobre los riesgos de estos productos parece casi siempre “oculta” por los mensajes de “enriquecimiento rápido” que abundan en las redes sociales, lo que genera “preocupación” en los supervisores y reguladores.

Según ha manifestado, el escepticismo de los supervisores no proviene de un “tradicionalismo o conservadurismo”, ni tampoco de un “miedo” a que se transforme este sistema financiero. “No nos asustan ese tipo de cambios”, ha añadido.

Buenaventura ha asegurado que la preocupación viene determinada por un “mandato de protección del inversor y particularmente, por el daño potencial que decisiones arriesgadas sobre activos no regulados pueden tener sobre miles de inversores si no son capaces de ponderar y entender adecuadamente los riesgos que están dispuestos a soportar”.

“JUEGUIFICACIÓN”

Por otra parte, ha indicado que el desarrollo de la digitalización también ha traído consigo el florecimiento de la “jueguificación” de la negociación, que consiste en presentar la inversión bursátil como un juego, “con confeti digital y, literalmente, con fuegos artificiales al estilo de las máquinas tragaperras”.

Según ha apuntado, están empezando a detectar casos de adicción al ‘trading’ en algunos grupos de población y cree que esta situación “banaliza la inversión y no lleva a nada bueno” porque “frivoliza lo que en algunos casos pueden ser decisiones de mucha relevancia para la vida de los inversores”.

Buenaventura ha indicado que el desarrollo de las redes sociales ha traído “beneficios” para una comunidad de inversores “mejor formada”, pero surgen “riesgos nuevos”, como que grupos de inversores se concierten para “pactar estrategias diseñadas con el objetivo de situar el precio de un valor en un determinado nivel artificial”, lo que “podría equivaler en ciertos casos a una manipulación del mercado”. Según ha apuntado, el caso Gamestop es un “referente de ese fenómeno del trading conectado”.

“Pero también -y esto es parte de la autocrítica- debemos ser capaces de acercarnos a una comunidad que no estaba informada de las reglas que rigen en el mercado, debemos hacer un esfuerzo para aumentar ese conocimento y conciencia legal”, ha manifestado Buenaventura, que ha adelantado que en próximos días lanzarán una iniciativa para llegar a las personas no profesionales que actúan en el mercado de valores.

ESTAFAS PIRAMIDALES CON CRIPTOMONEDAS

También ha citado el fraude financiero y, tras señalar que “fraude ha habido siempre”, ha afirmado que ahora el coste de llegar a una víctima por canales digitales es “más bajo” que anteriormente. En este sentido, ha señalado que están detectando un crecimiento de “potenciales fraudes y esquemas piramidales”, algunos de ellos ya en fase de instrucción judicial, que tienen “como objeto las criptodivisas en muchos casos”.

Tras indicar que la CNMV no tiene “potestad para perseguir delitos”, ha asegurado que tienen una responsabilidad social para fomentar una labor de cooperación entre diferentes administraciones, pero también con entidades privadas, “no para erradicar estas actividades, cosa poco probable, pero si para detectarla de manera mas temprana, reducir su tamaño y el perjuicio sobre los inversores”.

Por ello, ha señalado que, de forma conjunta con otros organismos, Fiscalía, Ministerio de Economía, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, empresas financieras y de redes sociales, están elaborando un Plan de Acción contra el fraude financiero, con medidas de detección temprana, tecnológicas y de comunicación y educación financiera.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

negocios en tu e-mail

date de alta en nuestro boletín diario de actualidad de negocios:

top stories.