Sordo (CCOO) cree que sería una “pena” que “en el último round” de los ERTE no hubiera acuerdo

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, cree que sería “una pena” que “en el último round” de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) no hubiera acuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales para prorrogarlos.

Sordo, en declaraciones a Antena 3 recogidas por Europa Press, espera que se pueda alcanzar ese pacto en las próximas horas, porque no sería “comprensible” que no se consiguiera cuando los temas que lo impiden son perfectamente “salvables y superables”.

Ante la posibilidad de que el Gobierno decida aprobar la prórroga de los ERTE de manera unilateral, sin el aval de los agentes sociales, Sordo ha indicado que, aunque podría hacerlo, sería una “pena”, pues precisamente toda la negociación sobre los ERTE ha sido hasta ahora un “ejemplo” de corresponsabilidad y de lo bien que ha funcionado el diálogo social.

En todo caso, ha querido tranquilizar a los trabajadores asegurando que los ERTE continuarán hasta septiembre, se apruebe su prórroga o no con el consenso social. “Esta herramienta no va a desparecer. Va a durar hasta después del verano, aunque seguramente, si no hay acuerdo, las exoneraciones a las empresas podrían ser un poco peores a las que hay sobre la mesa”, ha afirmado.

En este sentido, Sordo ha indicado que la teoría del Ministerio de Seguridad Social es que hay que incentivar la reincorporación de los trabajadores en ERTE rebajando las cotizaciones que pagan las empresas por aquellos que salgan del ERTE.

“No comparto esa teoría, porque las empresas reincorporan trabajadores del ERTE al empleo cuando hay trabajo (…) Todas las exoneraciones son muy altas, de entre el 90% y el 70%. Pero lo que el ministro tiene en la cabeza es que perdonando más (cotizaciones) Seguridad Social, se incentiva a las empresas para que saquen trabajadores del ERTE”, ha apuntado.

En cambio, sindicatos y empresarios coinciden en que esos incentivos, además de detraer recursos a la Seguridad Social, no son necesarios, porque en los próximos dos meses se va a recuperar una cierta normalidad que hará que muchas de las personas que quedan en ERTE (algo menos de 600.000) vuelvan al trabajo.

Sordo reconoce que se están produciendo algunos comportamientos fraudulentos de empresas que mantienen a sus trabajadores en el ERTE pese a haber recuperado la actividad o que hacen trabajar más horas a los que ya han sacado del ERTE aunque otros sigan dentro. Pero esos fraudes, ha dicho, lo que hay que hacer es perseguirlos.

noticias relacionadas.

- Publicidad -

top stories.